F. Ortiz Pinchetti

Fue reportero de Excélsior. Fundador del semanario Proceso, donde fue reportero, editor de asuntos especiales y codirector. Es director del periódico Libre en el Sur y del sitio www.libreenelsur.mx. Autor de De pueblo en pueblo (Océano, 2000) y coautor de El Fenómeno Fox (Planeta, 2001).

<strong>César Duarte: el camino a Peña</strong>
F. Ortiz Pinchetti

César Duarte: el camino a Peña

Por Francisco Ortiz Pinchetti --- Independientemente de la coincidencia de tiempos que se dio entre el anuncio de su detención y la visita del Presidente mexicano a su homólogo estadunidense, lo que hizo a algunos imaginar que se trataba de un “regalo” a México por parte del generoso amigo Donald Trump, la verdad es que la captura de César Duarte Jáquez es un logro indudable del Gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado. Pillo de siete suelas, Duarte Jáquez tiene en su contra 21 órdenes de aprehensión por delitos que representan un saqueo de mil 550 millones de pesos al erario chihuahuense durante su gestión como Gobernador de ese estado norteño, entre 2010 y 2016. Desde 2014, siendo Senador de la República, el panista Corral Jurado denunció un desvío de fondos por parte del ...
<strong>Vamos a contar mentiras</strong>
F. Ortiz Pinchetti

Vamos a contar mentiras

Por Francisco Ortiz Pinchetti --- No sé por qué mientras miraba en la televisión el “informe” del Presidente de la República, el miércoles pasado, me acordé de aquella cancioncita que en realidad es un divertido juego infantil llamado Vamos a contar mentiras. ¿Lo recuerdan? Vamos a contar mentiras, laralá, vamos a contar mentiras laralá… Tal vez se deba a que por estos días hemos conocido en plena pandemia todavía de falsas mentiras, mentiras a medias, y verdades que no existen, como la famosa verdad histórica de Jesús Murillo Karam sobre el caso Ayotzinapa, que según el Fiscal federal Alejandro Gertz Manero resultó falsa verdad, aunque no aportó alguna distinta. Sin contar las mentirosas verdades cotidianas del doctor Hugo López-Gatell sobre la evolución y las expectativas de la...
<strong>Eterna cuarentena</strong>
F. Ortiz Pinchetti

Eterna cuarentena

Por Francisco Ortiz Pinchetti --- Percibo desde la bohardilla en la que me escondo del maldito virus que la relativa y sobretodo peligrosa euforia que provocaron los otra vez fallidos pronósticos del doctor Hugo López-Gatell y el anuncio de la Jefa de Gobierno sobre una “inminente” transición del rojo al naranja en el Semáforo de la pandemia se diluye poco a poco. La reactivación parcial de actividades económicas esenciales, como la construcción, anunciada por Claudia Sheinbaum Pardo la semana anterior, tuvo un efecto absolutamente negativo para la estrategia del quédate en casa que tanto ha pregonado el Gobierno federal. Y es que, como era de suponerse, no sólo quienes se dedican a esas actividades, sino muchos otros ciudadanos agobiados por el desempleo o simplemente hartos del...
<strong>¿Y la Renta Básica Universal?</strong>
F. Ortiz Pinchetti

¿Y la Renta Básica Universal?

Por Francisco Ortiz Pinchetti --- La absurdamente llamada “vuelta a la nueva normalidad”, que para algunos está equivocada y peligrosamente a la vuelta de la esquina, debiera plantearse a partir de iniciativas audaces verdaderamente trascendentes, que vayan  mucho más allá del regreso a la actividad económica y a la convivencia cotidiana. Es decir, medidas que modifiquen la realidad actual de países como el nuestro y abran cauce a un nuevo concepto de sociedad, sin desplantes demagógicos. Una propuesta en tal sentido es la Renta Básica Universal (RBU). El tema ha vuelto a surgir incluso a nivel internacional a raíz de la pandemia, como una posible respuesta de fondo a la situación vulnerable de los pueblos en desarrollo, literalmente azotados por la crisis económica derivada de la c...
<i>La paciente impaciencia</i><strong>
F. Ortiz Pinchetti

La paciente impaciencia

Por Francisco Ortiz Pinchetti --- Me gustó el título del famoso libro autobiográfico del comandante Tomás Borge, fundador del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) de Nicaragua, para describir el ánimo que muchos enfrentamos al ver y sentir pasar las semanas en un encierro que parece interminable, esperanzados en que la mentada curva empiece a aplanarse y descender. Nada que ver esto con el contenido de La Paciente Impaciencia (Ed. Diana, 1989), a cuyo autor entrevisté por cierto en Managua para el semanario Proceso,  precisamente a raíz de la aparición del libro. Para los capitalinos en particular, no es grato enterarnos todos los días de la persistencia terca de la pandemia, alentada increíblemente por descuidos irresponsables, pifias sanitarias ...
<strong>Vienen las ratas</strong>
F. Ortiz Pinchetti

Vienen las ratas

Por Francisco Ortiz Pinchetti --- Apareció de pronto. Estaba ahí, muy oronda, a la mitad del patio y a pleno día. La descubrí con asombro y ella me miró con arrogancia.  No se espantó siquiera. Por el contrario, hasta pareció retarme. Y el asustado fui yo. La verdad es que hacía semanas que la esperaba. Desde que leí en algún periódico que la fracción parlamentaria del PAN en el Congreso de Ciudad de México, con base en investigaciones de especialistas de la UNAM, alertaban sobre la proliferación de ratas y otros roedores en las calles de la capital, debido a la escasa afluencia de personas y el cierre de restaurantes y mercados durante la pandemia. Se advertía que el problema es más delicado en las inmediaciones de parques públicos y terrenos baldíos, donde de por sí abundan eso...
<strong>El anillo y la coartada</strong>
F. Ortiz Pinchetti

El anillo y la coartada

Por Francisco Ortiz Pinchetti --- Estupefacto como me dejó la frase aquella de que la pandemia nos viene “como anillo al dedo”, mis esfuerzos por digerirla me llevaron exactamente ocho semanas, sin lograrlo. No podía, ni puedo, concebir que un jefe de Estado, de cualquier país, diga sonriente que una catástrofe sanitaria de esa magnitud, con su consecuente catástrofe económica, aún impredecibles ambas, pueda ser bienvenida prácticamente como una bendición. Fue el 2 de abril cuando desde el púlpito presidencial de Palacio Nacional oímos como en un rumor inconcebible la sentencia feliz. “Esto nos vino como anillo al dedo  para afianzar el propósito de la transformación”, dijo clarito. Para traducirlo en cosas tangibles, no es posible que alguien en su sano o no tan sano juicio di...