Por Aristegui Noticias/ RompeVientoTV

La identificación del resto óseo del normalista Christian Alfonso Rodríguez Telumbre reconfirma que la versión del anterior gobierno, que sostenía que los 43 estudiantes de Ayotzinapa fueron calcinados y sus restos depositados en el Río San Juan, debió ser desechada desde el inicio de las indagatorias sobre el caso, expresó Ángela Buitrago, integrante del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI).

El incendio nunca sucedió en Cocula, por lo tanto, ya debería haber sido suprimida esa versión”, expresó la especialista en entrevista con Aristegui en vivo; “los hallazgos demuestran que no hay coincidencia con el basurero de Cocula”.

Además, agregó, las pruebas, que fueron obtenidas con tortura, ya fueron desestimada por los jueces.

Este martes, el titular de la Unidad para el caso Ayotzinapa de la Fiscalía General de la República (FGR), Omar Gómez Trejo, informó que uno de los restos óseos del normalista Rodríguez Telumbre fue identificado a través de pruebas genéticas en la Universidad de Innsbruck.

El 19 de junio la Fiscalía recibió la confirmación de la universidad de que se trataba del estudiante.

La experta agregó que las nuevas confirmaciones apuntan a que en la anterior administración del ex Presidente Enrique Peña Nieto basó sus informes sobre el caso en información que no era real.

“Somos conscientes de que esto, lamentablemente, empieza nuevamente, porque todos estos hechos lo que permiten decir es que durante mucho tiempo se dio información, se manejó información y se hicieron conclusiones que no eran reales”, declaró Buitrago.

“Desde allí, estas nuevas conclusiones, estas nuevas referencias y estas verificaciones que ya son determinantes nos llevarán a seguir avanzando en muchos sentidos y podemos concluir que esta investigación tiene que seguir siendo profunda, seria y exhaustiva de aquí en adelante”.

El hecho de que el resto óseo de Rodríguez Telumbre fue encontrado a 800 metros del basurero de Cocula, en la Barranca La Carnicería, también echa por tierra las versiones del caso impulsadas por la entonces Procuraduría General de la República, expresó la doctora en Derecho y Sociología.

Agresores sabían que eran normalistas: Buitrago

Como parte de una hipótesis personal, Buitrago agregó que los agresores de los estudiantes sabían que se trataba de normalistas a quienes atacaron en la noche del 26 y madrugada del 27 de septiembre del 2014 en Iguala.

“Tengo, y esa es posición personal, quiero aclararlo, tengo una clara convicción de que todos los agresores conocían que se trataba de estudiantes de la Normal Isidro Burgos, eso está demostrado desde hace mucho, pero se confirma y para mí se confirma hoy en día más”, expresó la experta.

Añadió que las comunicaciones de integrantes del Cártel Guerrero Unidos que fueron intervenidas y cuyo contenido fue revelado a través de medios de comunicación apuntan a que los agresores sabían que se trataba de estudiantes.

El contenido de las comunicaciones fueron reveladas a través de documentos judiciales estadounidenses.

“Lo que salió en medios de conversaciones de Estados Unidos revela una forma de tratar de encubrir, y desde ese punto de vista para mí es claro que los alumnos estaban detectados desde el mismo día, desde las 12 o 1 de la tarde… desde ese punto de vista y sin concluir todavía, pero desde la posición personal que tengo y con el conocimiento del caso desde hace casi seis años”, expresó.

Reconoce labor de FGR

Buitrago reconoció el curso que ha tomado la FGR en las indagatorias del caso.

“Celebrar que efectivamente se está agotando cada una de las líneas con el rigor necesario para poder dar resultados”, expresó.

El GIEI informó en sus reportes del 2015 y el 2016 sobre la pertinencia de revisar la barranca La Carnicería para indagar el caso de la desaparición, porque era un punto que estaba señalado dentro de la investigación, pero fue omitido por la la PGR, al igual que otros lugares.

“Lo que está haciendo la nueva administración, a cargo del nuevo fiscal General de la República y el nuevo fiscal encargado de la unidad especializada de Ayotzinapa, es revisar todos los lugares señalados dentro de la investigación y que quedaron claramente establecidos, por lo menos hasta que salió el grupo del GIEI en 2016”, declaró.

En enero de este año, el GIEI fue reinstalado por solicitud del gobierno federal dentro de la actual administración.

Lo importante de este tema, además del dolor que produce, es que en la barranca de La Carnicería existe una serie de restos y fragmentos óseos que son parte de un acto criminal, declaró.

Para Buitrago, hay una bipolaridad, porque por una parte las familias están sufriendo, pero también hay luz, una puerta abierta a encontrar qué fue lo que realmente pasó.

Sin embargo, la investigadora dijo que le sorprende ver cómo todavía algunas personas se empeñaron en un incendio en el basurero de Cocula, por lo que comparte tres reflexiones fundamentales.

La primera, el incendio nunca sucedió en Cocula, por lo tanto ya debería haber sido suprimida esa versión.

“Me inquieta mucho que se sigue, a través de muchos medios periodísticos, culpando y recriminando a los padres y me duele profundamente que en lugar de estar en solidaridad con los padres en su búsqueda, que han estado casi seis años sin ninguna pretensión más que encontrar a sus hijos, que es su derecho, que sean también objeto de ataques como lo están siendo”.

Faltan 41 normalistas, dice experta

El fragmento óseo de Rodríguez Telumbre ha sido identificado en un 99.99 por ciento en la Universidad de Innsbruck, por lo que no cabe duda de que se trata del normalista, afirmó Buitrago.

La evidencia genética confirmó la identidad de este segundo normalista, el primero en ser identificado fue Alexander Mora Venancio.

“Pero en este momento tenemos 41 estudiantes que no han aparecido, por lo tanto, es importante averiguar qué sucedió con ellos y el paradero, que es la única opción de acuerdo con convenciones internacionales y el protocolo de desaparición forzada”, dijo.

Categories: Ayotzinapa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *