Por Gustavo Castillo y César Arellano/ La Jornada/ SinEmbargo/ El País Global

— Autoridades de Estados Unidos aprehendieron en Florida al ex gobernador de Chihuahua César Duarte Jáquez, quien desde 2017 se convirtió en prófugo de la justicia al enfrentar cargos por corrupción, peculado y desvíos de recursos por mil 200 millones de pesos.

En las próximas 72 horas será presentado ante la corte federal del distrito sur de Florida, con base en la orden de detención provisional con fines de extradición emitida por un magistrado federal de Nuevo México a petición de las autoridades mexicanas.

▲ En redes sociales circuló la imagen de César Duarte, ex gobernador priísta de Chihuahua, tras ser detenido en Florida.

De acuerdo con información difundida por la Fiscalía General de la República (FGR), en 2018 el gobierno de Chihuahua presentó las carpetas de investigación y las órdenes de aprehensión con que contaba hasta ese momento en contra del ex Ejecutivo estatal. En la actualidad se han librado 22 mandamientos judiciales en su contra.

De acuerdo con la FGR, durante 2018 la entonces Procuraduría General de la República (PGR) mantuvo inactivo el caso.

Sin embargo, ante la relevancia del asunto y a fin de evitar la impunidad, en 2019 se inició un trabajo conjunto y coordinado con la Fiscalía General de Chihuahua a fin de elaborar y presentar una solicitud de extradición que cumpliera con todos los requisitos exigidos por la legislación estadunidense, indicó la FGR, que dirige Alejandro Gertz Manero.

Los cargos

El 8 octubre 2019 la juez de control del distrito judicial Morelos, en Chihuahua, libró la orden de aprehensión en contra de César D por su probable responsabilidad en los delitos de peculado y asociación delictuosa, ya que presuntamente aprobó operaciones con empresas fachada, el pago a aviadores y autorizó la venta de propiedades estatales a precios menores a su valor real a personas vinculadas con sus colaboradores.

La solicitud de extradición fue presentada por México el 18 diciembre del año pasado con apoyo de la Secretaría de Relaciones Exteriores, y ayer la Oficina de Asuntos Internacionales del Departamento de Justicia estadunidense comunicó que el ex gobernador de Chihuahua fue detenido en la ciudad de Miami, Florida, por el Servicio de los Alguaciles Federales (US Marshalls Service), reveló la FGR.

En ese contexto, la defensa de Duarte Jáquez ha presentado solicitudes de amparo ante la justicia federal para recuperar propiedades que le han sido embargadas por el gobierno de Chihuahua y también con el fin de evitar que se cumplimenten las órdenes de aprehensión en su contra; sin embargo, estos recursos le han sido negados.

A finales de junio pasado, el tercer tribunal colegiado penal con sede en Toluca, estado de México, negó al ex gobernador una petición de amparo en relación con una orden de aprehensión que obtuvo la Fiscalía General de Chihuahua en su contra por el presunto desvío de 379 millones de pesos del erario para pagos ilegales a diputados locales y financiar la campaña electoral del PRI en 2015.

Pagos millonarios

Entre las imputaciones que se le han formulado se encuentra la contratación simulada con la empresa Asesoría y Servicios Online SA de CV, por la suma de 379 millones 204 mil 999 pesos, y el dinero lo recibió Antonio Tarín García, ex director de Adquisiciones de Chihuahua, actualmente preso, quien lo usó para hacer pagos millonarios en efectivo a diputados locales que aprobaron la bursatilización de la deuda pública del estado en 2015.

Asimismo, Duarte Jáquez está inculpado de enriquecimiento ilícito, peculado y uso indebido del ejercicio público, relacionados con la inversión de 65 millones de pesos en acciones del banco Unión Progreso.

Como parte de las acciones en su contra, el gobierno estatal aseguró el rancho El Saucito, que se ubica en el municipio de Balleza, y una oficina que se localiza en las calles Tecolotes y San Patricio, en la colonia Esmeralda del municipio de Hidalgo del Parral.

Corral: Arresto de Duarte es un triunfo ante la impunidad de EPN; agradece a AMLO, Ebrard y Gertz

Javier Corral Jurado, Gobernador de Chihuahua, dijo esta tarde que la detención de César Duarte Jáquez es un triunfo contra la impunidad que hubo durante el sexenio de Enrique Peña Nieto.

“Debo reconocer la voluntad del Presidente Andrés Manuel López Obrador para concretar la extradición de este prófugo, la voluntad del Fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero, y la de Marcelo Ebrard Casaubón, Secretario de Relaciones Exteriores”, dijo el mandatario panista.

Duarte, rodeado de sus padrinos

“Es una muestra de que el país puede avanzar y que todos debemos tener frentes comunes. Qué buena noticia que uno de esos frentes sea el combate a la corrupción. Ha sido una larga, ardua, dura batalla. Ha habido momento de grandes decepciones e incluso represalias para el Gobierno y el pueblo de Chihuahua”, añadió.

“No perdimos la esperanza, nunca aflojamos el paso ni desistimos. Hemos demostrado que mientras la memoria no se rinda y la voluntad política no se quiebre, la justicia llega. Hoy miércoles 8 de julio, al finalizar la reunión entre los mandatarios de México y Estados Unidos, el Canciller Marcelo Ebrard me comunicó que las autoridades norteamericanas habían confirmado la detención del exgobernador César Duarte”, explicó el Gobernador.

Javier Corral dijo que al final de la administración de Duarte, el estado de Chihuahua se quedó con una deuda de casi 50 mil millones de pesos, consecuencia del abuso en los fondos públicos, comprometiendo los ingresos futuros de los chihuahuenses.

El 28 de noviembre de 2016, el expriista ingresó a Estados Unidos mediante una visa de turista, y obtuvo un permiso de internamiento que venció el mayo de 2017. Así evadió la justicia durante años.

“La construcción de un Estado de derecho y de apego a la ética pública que ese pretende que tenga vigencia en México, requiere que personas como el exgobernador sean presentados ante autoridades”, dijo el mandatario panista.

César Duarte Jáquez, con 21 órdenes de aprehensión en México por delitos relacionados con corrupción, fue detenido este día en Miami, Florida, confirmó la Fiscalía General de la República (FGR).

Santiago Nieto Castillo, titular de Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), felicitó a Marcelo Ebrard Casaubón, Secretario de Relaciones Exteriores, por el procedimiento de extradición de César Duarte.

La detención se da justo en el día en el que el Presidente Andrés Manuel López Obrador se encuentra en Washington, en una visita oficial con el mandatario estadounidense Donald Trump.

César Duarte fue parte de la camada de políticos del Partido Revolucionario Institucional (PRI) vendidos por Peña Nieto como “la nueva generación del PRI”.

En el 2018, el Gobierno de Chihuahua presentó ante la entonces Procuraduría General de la República las carpetas de investigación y las órdenes de aprehensión con que contaba hasta ese momento en contra de César Duarte, por diversos delitos. Durante todo ese año la entonces Procuraduría, en la administración anterior, mantuvo inactivo el caso, recordó la Fiscalía General de la República en un comunicado.

“Ante la relevancia del asunto y a fin de evitar la impunidad, en el año 2019, la hoy Fiscalía General de la República (FGR) inició un trabajo conjunto y coordinado con la Fiscalía General del Estado de Chihuahua a fin de elaborar y presentar una solicitud de extradición que cumpliera con todos los requisitos exigidos por la legislación estadounidense”, detalló.

El 8 octubre 2019, la Juez de Control del Distrito Judicial Morelos, Estado de Chihuahua, libró orden de aprehensión en contra de César Duarte por su probable responsabilidad en los delitos de Peculado y Asociación Delictuosa.

El 18 diciembre de ese mismo año, la Fiscalía General de la República solicitó el apoyo de la Secretaría de Relaciones Exteriores para tramitar la solicitud formal de extradición de César Duarte ante el Gobierno de los Estados Unidos.

Dentro de las próximas 72 horas a la detención, según información preliminar y aun no oficial, el reclamado sería presentado ante la Corte Federal del Distrito Sur de Florida, donde se le explicarán sus derechos y los delitos por los cuales es requerido por el Gobierno de México, detalló la FGR.

La orden de detención con fines de extradición fue emitida por un Magistrado Federal de Nuevo México, en los Estados Unidos de América.

El Gobierno de Chihuahua informó a finales de noviembre del año pasado que existían en proceso 19 órdenes de aprehensión locales y una federal contra el ex Gobernador César Duarte Jáquez, con fines de extradición. Aunque hay sentencias condenatorias en contra de 11 personas por peculado agravado y otras 17 se mantienen en proceso penal, la cabeza de la red de corrupción seguía en Estados Unidos.

La primera solicitud de detención del exgobernador Duarte fue el 28 de marzo de 2017 y la ficha roja fue lanzada por la Policía Internacional (Interpol) el 31 de marzo de ese año. Pero el Presidente Andrés Manuel López Obrador comentó en una conferencia matutina que la petición de extradición no estuvo “bien fundamentada” durante la administración de su predecesor, Enrique Peña Nieto.

De acuerdo con la investigación Justicia para Chihuahua, al ex mandatario se le acusa del desvío de mil 550 millones de pesos y se le han incautado 16 bienes inmuebles, entre ellos, 12 fincas rústicas y dos ranchos.

Y la orden de aprehensión federal fue solicitada por la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) por peculado electoral por 14 millones de pesos presuntamente a favor del Partido Revolucionario Institucional (PRI), institución que terminó su proceso de expulsión en junio.

En mayo de 2019, Javier Corral, Gobernador de Chihuahua, informó que inició, en coordinación con la federación, una nueva estrategia para llevar a cabo el cierre del proceso de extradición de su antecesor César Duarte, acusado de peculado.

Golpe, en el contexto global político

El anuncio del arresto se ha producido durante la visita del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, a su homólogo estadounidense, Donald Trump. Mientras todas las miradas estaban en la Casa Blanca, Duarte era arrestado en Florida. La detención se ha dado también en una semana cargada de anuncios de gran peso por parte del Gobierno mexicano. El lunes se acordó la extradición desde España de Emilio Lozoya, exdirector de la paraestatal Petróleos Mexicanos (Pemex) y principal señalado por la trama de Odebrecht en México, acusado de aceptar alrededor de 10 millones de dólares en sobornos que supuestamente terminaron en la campaña del PRI en las votaciones federales de 2018. El martes se hizo público un vuelco en la investigación del caso Ayotzinapa, con el hallazgo de los restos de uno de los 43 estudiantes desaparecidos hace seis años y el desmantelamiento de la llamada “verdad histórica”, la versión de los hechos que defendió el Gobierno de Peña Nieto para acallar las críticas durante su mandato. Este miércoles, el turno ha sido de Duarte, sin que se revelaran mayores detalles de su captura.

Duarte pasó de ser reconocido públicamente por el expresidente Peña Nieto como uno de los rostros del “nuevo PRI”, en una promesa por dejar atrás la imagen negativa de la agrupación política, en 2012 a ser expulsado del partido a mediados del año pasado. “Siempre lo he dicho, el PRI estará del lado de la ley, y en contra de la corrupción, tope hasta donde tope”, ha escrito en Twitter el dirigente priista, Alejandro Moreno, quien ha evitado mencionar el nombre de Duarte. “Si algún priista cayó en actos de corrupción habrá traicionado al Gobierno, a las instituciones y al partido”, ha agregado Moreno, líder de un partido que pagó cara la merma en su credibilidad en las votaciones de 2018 y que arrastra desde entonces los peores resultados electorales de su historia.

La narrativa de un “nuevo PRI” no hizo más que empeorar a la postre la imagen del partido. Duarte es el último eslabón de una cadena de exgobernadores priistas que han sido acusados y procesados por corrupción. La lista incluye a Javier Duarte, exgobernador de Veracruz y sin ningún vínculo sanguíneo pese al apellido, condenado a nueve años de prisión después de declararse culpable de lavado de dinero y asociación delictuosa, tras ser capturado en Guatemala en 2017, así como a Roberto Borge, exmandatario de Quintana Roo, que fue detenido en junio de 2017 en Panamá por varios fraudes que superan los 45 millones de dólares.

Categories: Chihuahua