Press "Enter" to skip to content

¡Me rindo!

Por Lilia Cisneros Luján

Más allá de si los constructores de otro aeropuerto son más honestos y eficaces de los que ya empezaron el de Texcoco o si volver al esquema foxiano que debilita la secretaría de gobernación al crearle una cartera paralela de seguridad, el pueblo que votó por el cambio quiere ver sus tarifas de luz como las tenía antes del Pacto y de los tratados de libre comercio. Igual suerte espera de los cobros de gas, gasolina y todos los insumos que al ser impactados por estos factores, convierten a la inflación en un caballo a punto de arrancar.

Estamos en el umbral de 72 horas de sequía en el valle de México, de las múltiples preguntas que se hacen los usuarios del servicio que permite al vital líquido llegar a la llave de nuestro baño, destacan las que se hicieron los ciudadanos en marzo del 2009 en el gobierno de Marcelo, cuando los cobros se levaron casi mil por ciento. Se ofrecieron disculpas; pero si Usted no fue a hacer una cola de varios días para que anotaran su inconformidad todavía hoy aparece como deudor del sistema de aguas de la ciudad de México ¿Qué no el trascurso del tiempo hace que la posible acción de cobro prescriba o caduque? ¿Alguien en el SACMEX, le ha respondido alguna vez sus inconformidades? Uno de los últimos ataques al presidente de la república, consistió en acusarlo de su interés en privatizar el agua ¿Alguien nos ha explicado porque durante la jefatura de gobierno de AMLO y de Ebrad, cinco empresas, dos de ellas extranjeras, han sido las responsables de cobrarnos y no atendernos?

La nieta de una conocida no se explica, porque en esa propiedad vacía de la colonia Florida que la abuela le heredó y donde no vive nadie y no hay ni un mueble y mucho menos aparatos eléctricos, recibe una nota de cobro bimestral de mas de tres mil pesos de parte de la CFE. Ya acudió a las oficinas pertinentes, ya fueron a cerciorarse de que el inmueble está vacío y simplemente decidió rendirse, no se puede con ellos, yo como otros hacemos lo imposible para no dañar nuestra salud, cada vez que llega el papelito verde con logotipo de CFE, PROFECO, CRE además de avisos importantes, anuncio de que ¡ahora es más fácil! Y estadísticas que obviamente son mentiras pues en ese inmueble nadie consume energía, ni hay quien se la esté robando en esta colonia de lujo de la alcaldía Benito Juárez.

Además de las miles de quejas, que son escuchadas, solo si Usted paga los miles de pesos que injustificadamente le cobran, hay un tema bastante oculto por los directivos de la CFE, y es que implica sacar a orear la ropa sucia que les ha llevado a tener un altísimo déficit –el cual justifican por las bajas tarifas- y cuando menos un par de procedimientos legales a fin de explicar, porqué en solo cinco años dos empresas se han beneficiado por venderle a CFE los medidores que registran el doble o el triple del consumo que Usted por años ha gastado. ¿Llegarán al fondo del asunto la comisión de competencia económica, la Contraloría Ciudadana para la Rendición de Cuentas, A.C, la organización Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad y todas las instancias gubernamentales que conocen de lo amañado de las licitaciones de esos famosos y odiados nuevos medidores? ¿Es mucho o poco los 300 millones que pomposamente presumen haber ahorrado en el último año, cuando solo de utilidades, las empresas consentidas por CFE se han embolsado casi 12 mil millones de pesos, en solo cinco años? ¿Ya impugnaron Protecsa Ingeniería y Netcity, en conjunto con Sistemas de Alta Tensión Espejel, por las irregularidades que observaron en la última licitación que resultó en millones de medidores que les era urgente colocar aun cuando fuera en los postes de las calles? ¿El decremento de utilidades 5% –comparativo entre el primer trimestre de 2017 y el de 2018- es de verdad porque los usuarios somos morosos, o porque compraron más unidades de medidores de los que se justificaban? Nadie en su sano juicio puede ignorar que adjudicaciones tan voluminosas e injustificadas no llevaran un aceitado financiero ¿Fue diezmo o estamos hablando de más?

Dice esta empresa de clase mundial que su crisis financiera se debe a la reducción del precio de la energía. ¿Usted ha tenido disminución en sus recibos de cobro? ¿No es verdad que al no asumir que sea un ciudadano que ahorra, le inventan que su consumo es mayor a los 150 wats que siempre ha pagado, para meterlo en la tarifa de súper gastalón? ¿Ya se dio cuenta que la trampa está en la tarifa intermedia o alta?

Muchas gentes que de plano ya no saben que hacer han invertido en lámparas solares, para darle un poco de seguridad a su inmueble sin permitirle a la CFE pretextos para cobrarle; si sale de fin de semana, baja el interruptor y aprovecha para lavar el refrigerador; pero al igual que ocurre con la casa vacía de la abuela de la colonia Florida, las cuentas de la luz, llegan y le cobran: es un promedio de 36 mil pesos al año por algo que no recibe.

Quizá por eso, tal abuela prefirió levantar las manos y decir ¡me rindo! me voy a una casa de asistencia pero ¿están en esa posibilidad los millones de ciudadanos de más de 65 años que no cuentan con ingresos más allá del apoyo de sus hijos? ¿Y que con aquellos que no tienen hijos y que gozan de una pensión de menos de tres mil pesos y si acaso una tarjeta alimentaria de mil doscientos? ¿El destino fatal de los consumidores de agua y luz, es robarla o hacer trampa para librarse de las extorsiones oficiales?

De verdad muchos de nosotros debemos asumir que el round lo hemos perdido, ellos tienen todo el poder para obligarnos a vivir como niños víctimas de bulling y en casos extremos convertirnos en parte del crimen organizado robando; o quizá ejerciendo el derecho a la revolución que consagra nuestra constitución. ¿Están al tanto los futuros funcionarios y tienen el trapito para remediarlo?

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

"Oserí", es una palabra en idioma rarámuri que significa: Escrito. ------Chihuahua, México -2018
Perspectivas: