Press "Enter" to skip to content

La lucha por el agua en Chihuahua cobra los primeros dos muertos

Por Agencias (SinEmbargo, Proceso, Raíchali, El País)

Chihuahua— La lucha por el abastecimiento de agua en el Estado de Chihuahua, amenaza con desatar una nueva tensión diplomática entre el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador y Estados Unidos. El martes, miles de agricultores armados con bates y sus herramientas de labriego tomaron la presa de La Boquilla y cerraron sus compuertas, deteniendo de esta manera el flujo de agua que México debe entregar a su vecino del norte debido a un tratado internacional firmado en 1944, que establece el aprovechamiento de ambos países de las aguas de los ríos Bravo y Colorado. Los productores aducen que necesitan el líquido para hacer producir sus campos en medio de una intensa sequía que afecta a esta región. Las autoridades afirman que detrás de estos hechos hay manipulación política de grupos opositores, pero también la presión de poderosos productores de nuez y alfalfa, que necesitan el agua para mantener sus enormes plantaciones.

La tensión aumentó la noche del martes, cuando se produjo un enfrentamiento con integrantes de la Guardia Nacional que ha dejado al menos dos muertos y varios heridos, entre ellos cinco militares. La Guardia Nacional ha informado este miércoles que sus “elementos fueron interceptados por civiles armados en varios vehículos, quienes los agredieron con armas de fuego”, por lo que tuvieron que “repeler” la agresión. La institución ha dicho, además, que ha detenido a tres personas que portaban granadas de gas lacrimógeno y un cargador para arma de fuego. Las autoridades han iniciado una investigación para esclarecer estos hechos, mientras los agricultores permanecen en la presa reclamando el suministro de agua.

La Guardia Nacional (GN) confirmó este miércoles la muerte de dos personas y la detención de otras tres como resultado del enfrentamiento que tuvo anoche con un grupo de civiles en las inmediaciones de la presa La Boquilla, ubicada en Chihuahua.

En tanto, el gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado aseguró que el ataque de anoche contra una pareja de agricultores de Meoqui –presuntamente a manos de la Guardia Nacional– no quedará impune, e instruyó a la Fiscalía General del estado (FGE) a tomar cartas en el asunto. En un breve mensaje difundido en sus redes sociales, Corral Jurado dijo que la instrucción es que se realice una investigación inmediata, oportuna y profunda para esclarecer los hechos y castigar a los responsables.

Por la mañana, el presidente López Obrador confirmó que el martes hubo enfrentamientos entre pobladores de Chihuahua y elementos de la Guardia Nacional en la presa La Boquilla, para evitar la apertura de las compuertas.

Durante su conferencia de prensa matutina, el mandatario dijo que hay varios intereses políticos y electorales que han provocado la toma de la presa, la cual también provee agua a Estados Unidos.

“Sí, hubo ayer una movilización de campesinos agricultores y políticos y tomaron la presa La Boquilla que se estaba utilizando para cumplir con el compromiso que se tiene que entregar agua a Estados Unidos de conformidad con el tratado de 1944, pero como hay intereses políticos electorales se agarrado esto de bandera muy lamentable lo que sucedió”, expuso desde Palacio Nacional.

El Jefe del Ejecutivo precisó que los elementos de la Guardia Nacional se retiraron del lugar para evitar conflictos mayores. Añadió que ya pidió a la Fiscalía General de la República (FGR) que inicie una investigación sobre los hechos y se haga el “deslinde de responsabilidades” que corresponda.

López Obrador apuntó que no sólo hubo confrontación en La Boquilla, sino que también le informaron que en otras presas también se presentaron los manifestantes, por lo que indicó que el movimiento “estuvo bien orquestado”. Sobre esta misma línea, el mandatario detalló que la mañana de ayer se reunió el Gobernador de Chihuahua, Javier Corral, con miembros del Partido Acción Nacional (PAN), a quienes señaló como dirigentes del mitin.

LOS HECHOS

“Este es el Gobierno represor que tenemos, el que decía que el pueblo mandaba”, fue el reclamo que hizo un campesino después de ser rociado con gas lacrimógeno por los efectivos de la Guardia Nacional que tienen bajo custodia la presa La Boquilla, que culminó en la expulsión de los elementos federales.

Los agricultores, productores y habitantes de la región centro-sur del estado, advirtieron desde hace tres días que no abandonarían la defensa del agua de Chihuahua, la cual ha sido extraída de varias presas desde que inició el año.

El argumento de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) es que el recurso se utilizará en el pago del Tratado Internacional de Aguas con Estados Unidos, sin embargo, los líderes de la región han denunciado en varias ocasiones que las cifras no cuadran y consideran que la extracción es irregular.

La defensa del agua ha derivado en varias agresiones entre agricultores y efectivos de la Guardia Nacional. Incluso, desató la quema de vehículos del delegado Juan Carlos Loera en el municipio de Ojinaga. En al menos tres ocasiones, el Gobierno del estado dio a conocer que había acuerdos con la federación para frenar la extracción y trasvase del agua de las presas El Granero, Las Vírgenes y la Boquilla, los cuales fueron incumplidos.

Esta semana, la preocupación de los productores regresó con la apertura de las válvulas de la presa La Boquilla y el aumento de extracción de 51 a 81 metros cúbicos por segundo, por lo que convocaron a un nuevo movimiento de defensa.

“Que venga el Presidente y nos cuente. No somos cuatro chícharos, no estamos para politiquerías, se están llevando nuestra agua”, reclamó Salvador Alcántar, presidente de la Asociación de Usuarios de Riego del Estado de Chihuahua (AURECH), al iniciar una caravana pacifica de Delicias a La Boquilla.

Antecedentes

El conflicto por el agua en esta región del noreste de México es de vieja data e involucra las relaciones diplomáticas con Estados Unidos, tras la firma de un tratado internacional de aguas en 1944 —que México ratificó un año más tarde—, que establece una repartición entre ambos países del agua del Río Colorado y el Río Bravo. Según este acuerdo, Estados Unidos se compromete a entregar a México cada año 1.800 millones de metros cúbicos de agua del Río Colorado, mientras el Gobierno mexicano debe ceder 2.200 millones de metros cúbicos del Río Bravo cada cinco años.

Juan Carlos Lorea, delegado de programas del Gobierno Federal en Chihuahua, afirma que la Administración tanto de Felipe Calderón como de Enrique Peña Nieto incumplieron el tratado entre 2010 y 2015, pero que el Ejecutivo de Andrés Manuel López Obrador se ha comprometido a retomarlo para mantener las delicadas relaciones diplomáticas con su vecino del norte y evitar sanciones de Washington a los productos mexicanos.

“Lo que está haciendo México es cumplir con los planes de riego, evaluar los volúmenes de agua restante y entregar los volúmenes establecidos en el acuerdo, que se entregan a la Comisión Internacional de Límites y Aguas, encargada de hacer el conteo del agua que se entrega”, explica Lorea. El conflicto estalla cuando los agricultores reclaman el excedente de agua para sus actividades agrícolas, principalmente para el riego de amplias zonas donde se cultiva nogal (nuez de Castilla) y alfalfa, utilizada para engordar el ganado y mantener la alta producción de leche en la región.

Se trata de cultivos que han sustituido a la tradicional producción de frijoles, trigo, maíz y algodón. Los precios de estos productos cayeron tras la entrada en vigencia del Tratado de Libre Comercio, por lo que los agricultores debieron buscar nuevos cultivos. Tanto la nuez como la alfalfa mantienen sus precios altos, lo que genera mayores ingresos a los productores, pero afecta los recursos hídricos de la región. “El clima árido que predomina en el Estado de Chihuahua hace necesario un manejo eficiente del agua, particularmente en el sector que más consume este recurso natural: el agrícola. Sin embargo, el panorama de producción de alimentos no ha sido el correcto en este Estado, pues se han privilegiado cultivos perennes y altamente demandantes de agua, como el nogal y la alfalfa. Dichos cultivos no solo contribuyen a debilitar la seguridad alimentaria de nuestro país —que presenta déficit en la producción de granos básicos como trigo y frijol—, sino que promueve la concentración de la riqueza en pocas manos”, ha advertido el Gobierno federal en un comunicado emitido por su delegado en el Estado.

Para Lorea los hechos ocurridos la noche del martes han sido impulsados por “intereses políticos y económicos”, tanto de partidos de oposición que esperan el apoyo del sector agrícola de cara a los comicios regionales que se celebrarán el próximo año como de poderosos productores que esperan mantener altas las cosechas de nuez y alfalfa. “Lo más importante es mantener un estado de paz en la región. El Gobierno ha actuado de manera responsable”, afirma el funcionario.

El presidente López Obrador se ha pronunciado sobre la tensión en Chihuahua y ha sugerido que Naciones Unidas analice los planes de asignación de agua, informa Reuters. El mandatario sostuvo la posición de su Gobierno de respetar el tratado con Estados Unidos y ha advertido que de no hacerlo México podría enfrentar sanciones de su vecino del norte. Sin embargo, la tensión continuaba este miércoles, con centenares de campesinos levantados en la frontera para exigir lo que consideran un recurso valioso que les pertenece.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Oserí. Chihuahua, México 2020
Perspectivas: