Confinada la aldea, Serratada espera

Por Francisco Xavier Ortiz

—Desde el año 2009, un grupo de amigos y amigas nos reunimos cada año en un paraje campestre denominado La Aldea, en el poblado de Santa Isabel, Chihuahua, para celebrar entre música, comida y vinos, la poesía y el canto de Joan Manuel Serrat. A esta convivencia inicialmente la llamamos Serratada, pero por el gusto también de las canciones de Joaquín Sabina, decidimos darle el nombre de Serrabinada; aunque indistintamente nos refiramos a ella.

Este año, debido a la pandemia, la reunión que generalmente disfrutamos un fin de semana de abril o mayo, se ha aplazado. No sabemos si en el curso de las siguientes semanas o meses podamos reunirnos con tal propósito.

A la espera de lo que la contigencia nos depare, quiero compartir aquí un texto que llevé a la celebración de los 10 años de la serrabinada, hace un par de años. Venga pues…

Mario Alberto González (anfitrión) leyendo poesía en la Serrabinada de 2016

Hace pocos años, en el 2013, una chica española de 18 años realizó una investigación sobre la obra de Joan Manuel Serrat y la vinculación de éste con poetas que le precedieron y que musicalizó, como Antonio Machado, Miguel Hernández, Rafael Alberti, Mario Benedetti y al propio Federico García Lorca, que ahora recordamos.

Sonia, es el nombre de esta jovencita, que ahora tendrá unos 23 años. Ella se adentró a conocer la biografía musical, poética y literaria de Serrat, cuando nosotros ya teníamos cinco años realizando la Serratada.

Pues esta chica se dedicó a entrevistar a gente cercana a Serrat, al propio Serrat –que le ofreció una entrevista en Barcelona–, a leer y escuchar las más de 400 canciones del poeta, y a tratar de comprenderlas tomando en cuenta los contextos históricos cuando fueron escritas, y en su caso actual, de su investigación, a interiorizarlas, para intentar encontrar el aporte de este legado en vida.

Narra múltiples sucesos biográficos de Serrat, a partir del memorable día en que sus padres tomaron la decisión de regalarle su primera guitarra, en 1965, hasta los últimos conciertos y presentaciones al lado de Sabina.

Les comparto enseguida algunas de las conclusiones a las que llegó esta chica con su trabajo académico, que me parecen interesantes por el contexto que vivimos.

Dice Sonia:
He llegado a la conclusión que a la gente de mi generación que no les haya llegado esta música por herencia familiar (como es mi caso), la única oportunidad que tienen de poder conocer el mensaje transmitido de la obra pasada y presente de Serrat, es que se les de a conocer en los libros de texto o dentro de las aulas. Desde mi punto de vista, sería muy interesante poder estudiar la obra de un autor vivo.

Otra conclusión:
He de decir que es posible que sea demasiado joven para emitir un juicio, pero el estudio, las charlas que anteriormente mantuve con mi padre, con el profesor/tutor de este estudio, la lectura, y el escuchar tantas y tantas canciones, me han hecho ver que ningún sistema político es perfecto. Todos tienen puntos débiles, aspectos a mejorar.

Agrega la joven que: a pesar de los defectos de las democracias, las dictaduras, tan presentes en épocas anteriores a lo largo de la historia, ya no están de moda, se han ido superando y quedan reducidas en la actualidad a escasos territorios en los que la cultura, el conocimiento, la educación del pueblo humilde, la libertad de opinión y expresión han sido secuestrados por personajes con ansias de poder, mesías salvapatrias que se creen en posesión de la verdad única para vivir con todos los privilegios de los que carece el pueblo al que dominan con el apoyo del ejército.

Sin embargo, resalta que poco a poco las dictaduras han sido vencidas por los pueblos. Las armas usadas, para ello, han sido diversas: inconformismos, guerras, revoluciones, acuerdos clandestinos, emisoras de radio ocultas en montañas, pero destaca una por su singularidad: la Poesía, a primera vista más inofensiva, pero igualmente eficaz.

Poesía que rememora recuerdos, despierta conciencias, hace aflorar sensibilidades, refuerza convicciones; un arma poderosa que algunos han intentado y conseguido que llegara a todos: Son los poetas, efímeros y duraderos, aceptados o exiliados. Han logrado con su obra remover conciencias y llevar a millones de jóvenes y no tan jóvenes a un inconformismo que ha hecho posible revertir posiciones políticamente enquistadas devolviendo a muchas naciones la tan ansiada libertad que reclamaban sus gentes.

La joven investigadora advierte que el camino ha sido largo y lo han recorrido muchos filósofos, intelectuales, artistas, gente de a pie y poetas, que, en demasiadas ocasiones, han pagado un alto precio.

Y Serrat ha sido uno de ellos.

Sonia destaca que Joan Manuel ha sido un prolífico poeta y difusor de la poesía del siglo XX. Ha buscado aumentar el reconocimiento mundial de genios como Antonio Machado, Miguel Hernandez, Rafael Alberti, Mario Benedetti, Federico García Lorca….etc, poetas incomprendidos y marginados, con los que ha compartido un paralelismo vital, intelectual y emocional y les ha hecho vivir situaciones similares como el exilio a Francia (Colliure) en caso de Machado o México en su propio caso, cuando no la muerte (Miguel Hernández), por defender ideales de libertad e igualdad.

La joven concluye su tesis con un poema del argentino Ignacio Copani, dedicado a Serrat, que se llama:

MALDITO SERRAT

Cómo lograste hacerme reír
y llorar y sentir que ya empieza la fiesta,
cómo lograste hacerme feliz lejos de mi país que aplasta y apesta.

Cómo lograste en tu voz encender
al poeta de ayer, de tu España quebrada
y dime cómo la propia mujer
que yo quiero se fue detrás de tus palabras.

Maldito Serrat… Maldito ladrón… Copiaste la idea que tenía yo
justo antes que yo mismo la escribiera,
maldito Serrat… Pero quién pudiera decir:
Ay… amor, sin ti no entiendo el despertar…
Ay… amor, sin ti mi cama es ancha,
Ay… amor, que me desvela la verdad,
entre tú y yo la soledad y un manojillo de escarcha.

Cómo lograste hacerme sufrir
por Irene y Manuel y el adiós de Lucía.
Cómo lograste mentirme tan bien,
que hasta puedo creer que hoy va a ser un gran día.

Cómo lograste tanta precisión
describiendo a mi pueblo blanco y polvoriento
si el sacristán por ahí no te vio,
ni el cura, ni el cabo, ni el polvo ni el viento.

Maldito Serrat… Maldita canción…
Golpeando a las puertas de este corazón
que estará siempre de par en par esperando,
latiendo a tu ritmo, lo mismo que cuando cantaste:
Ay… Ay utopía… Dulce como el pan nuestro de cada día.

Cómo lograste hablar tanto de mi
y los locos que aquí adoramos tu tema.
No hago otra cosa que pensar en ti
cuando quiero escribir y no nace el poema.

Cómo lograste a los tiempos vencer,
con mi padre fue ayer, con mis hijas ahora
que te agradecen por hacernos ver
que de vez en cuando la vida enamora.

Bendito Serrat… Hermano mayor
de todo el que quiera hacer una canción
de verdad, de este tiempo que empuja y arrasa
o de las pequeñas cosas que nos pasan.

Bendito Juglar, no apagues tu voz,
qué hacemos nosotros, los de este rincón
sin oir en tu verso al amigo que abraza,
quién puede seguir y qué va a ser de mi si estás lejos de casa.

La serrabinada de 2019 la dedicamos al recién fallecido cantautor Alberto Cortez

Nos vemos tal vez en el Otoño de 2020. Ojalá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *