Fallece el cantautor cubano Pablo Milanés

Por Agencias AFP, Prensa Latina, Cubadebate, DW

El legendario trovador cubano Pablo Milanés falleció en Madrid el martes (22.11.2022) a los 79 años de edad, producto de complicaciones médicas derivadas de una enfermedad que le aquejaba desde hacía muchos años, informaron fuentes de su oficina artística.

“Con gran dolor y tristeza, lamentamos informar que el maestro Pablo Milanés ha fallecido esta madrugada del 22 de noviembre en Madrid. Agradecemos profundamente todas las muestras de cariño y apoyo, a toda su familia y amigos, en estos momentos tan difíciles”, se indicó en un comunicado.

Hace una semana se había informado que el autor de “Yolanda” y “Yo no te pido” había sido hospitalizado en Madrid y debió suspender los conciertos que tenía previstos en Ciudad de México y en República Dominicana.

Milanés tenía previsto actuar el 30 de noviembre en Ciudad de México y el 5 de diciembre en Santo Domingo, tras cancelar un concierto previsto en la capital dominicana.

En enero pasado había fallecido su hija mayor, la también cantante y productora musical Suylén Milanés, debido a un accidente cerebrovascular. La artista había desarrollado una amplia carrera en el ámbito musical en sus 50 años y se había labrado un nombre propio en el mundo cultural cubano

Pablo Milanés asumió una posición crítica tras las protestas de julio de 2021 en la isla, cuando cuestionó  la represión y el hambre a los que está sometido el pueblo cubano por el “fracasado” gobierno de la isla, y se mostró confiado en que los jóvenes serán el “motor” de cambio en su país.

“Es irresponsable y absurdo culpar y reprimir a un pueblo que se ha sacrificado y lo ha dado todo durante décadas para sostener un régimen que al final lo que hace es encarcelarlo”, se lamentó el trovador en su cuenta de Facebook. Sin nombrar directamente las manifestaciones, subrayó que desde hace mucho tiempo ha venido expresando “las injusticias y errores en la política y gobierno” de Cuba.

“En el año 1992 tuve la convicción de que definitivamente el sistema cubano había fracasado y lo denuncié”, recordó el creador de “El breve espacio” y “Yo pisaré las calles nuevamente”, entre más de 400 canciones y medio centenar de álbumes producidos a lo largo de más de seis décadas.

Nacido en Bayamo, en 1943, estudió música en el Conservatorio Municipal de La Habana. Grabó, en 1965, su primer disco, titulado Mis 22 años, considerado el puente entre el Feeling y la Nueva Trova. Integró varias formaciones musicales cubanas, entre las que destaca el Grupo de Experimentación Sonora del ICAIC.

Autor de una obra monumental, su legado musical constituye un referente ineludible de la identidad y la cultura cubanas y sus canciones y magistrales interpretaciones integran por derecho propio la banda sonora de la Revolución Cubana.

Su extensa y fecunda carrera abarca más de cuarenta fonogramas e inolvidables colaboraciones con numerosos músicos cubanos y con varios de los más grandes artistas de Nuestra América y otras regiones.

Su deceso ocurre justo cuando celebramos el 50 aniversario de ese extraordinario hecho cultural que fue la Fundación del Movimiento de la Nueva Trova, del cual él es uno de los pilares fundamentales. Pablo fue un gran poeta, un gran cantor. Su obra musical es inmortal.

En redes sociales, desde dentro y fuera de la isla, los cubanos llevaban ya una semana homenajeando a Pablo, su vida y sus canciones, desmintiendo rumores tempranos sobre su muerte, pidiendo por su recuperación en la clínica de Madrid en la que luchaba por su vida.

Desde la madrugada de este martes 22 de noviembre, una Cuba transnacional lo llora y lo celebra, porque #PabloesCuba, escriben en el lenguaje de etiquetas de las ágoras virtuales, y en eso están de acuerdo muchos cubanos de muchas orillas geográficas y políticas.

“Duelo nacional, mundial, cósmico. La Cuba mejor es la de tus canciones, y la de tu voz. Gracias por todo”, escribe en Facebook la productora de cine independiente cubano Claudia Calviño, redicada en Barcelona. “En una plaza ausente estamos ahora todos reunidos, cantando, habitando como fantasmas el país que no fue”, resume el periodista y escritor Carlos Manuel Álvarez, vetado por el Gobierno -como otros muchos cubanos- para regresar a la isla, desde Nueva York.

“Cantemos a Pablo”

“Si hay una voz que siempre me ha devuelto Cuba en cualquier lugar del mundo y me ha devuelto a mí a Cuba, mi corazón, ha sido la de Pablo. Pablo es la voz que me dice que todo fue un sueño, pero el sueño fue hermoso, aunque fuera un engaño. Para muchos el sueño fue real. Alguna vez. Con Pablo yo siento la pérdida de ese sueño que nunca hemos cumplido. Ese sueño eterno. Y me siento dichosa por haberlo tenido. Sobre todo, por tener la capacidad de inventarme otro”, escribe su colega Mónica Baró, exiliada también, primero en Madrid y hoy en Nueva York.

“Mi hijo me acaba de dar la triste noticia (de) que ha fallecido Pablo Milanés. Mi hermano menor querido. Qué dolor tan grade para mí”, escribe en La Habana otra leyenda de la música cubana, Omara Portuondo, internacionalmente conocida como parte del Buena Vista Social Club: “Me lo presentó Aida Diestro, directora del cuarteto D’Aida y desde entonces fuimos amigos y hermanos Pablucho, como te decía. Estarás en el corazón de cada cubano por siempre, en el corazón mío y de mi familia.”

#CantemosaPablo convocan algunos en La Habana, para las 3 de esta misma tarde en el parque de H y 21, en el barrio de El Vedado, en una jornada que, en algunos calendarios, marca el día de Santa Cecilia, la patrona de los músicos y poetas.

“No ha sido fácil tener una opinión”

Mientras, en Miami, plaza por excelencia del exilio cubano, algunos aún rechazan al que fuera por décadas un cantor “de la Revolución” cubana, pese a sus posturas críticas de décadas más recientes. Pero tampoco allí faltan quienes convocan a una vigilia cantora para manana miércoles 23 de noviembre, en el malecón de la Ermita de la Caridad del Cobre, a las cinco de la tarde.

Cada quien lo evoca con otra canción de sus “más de 40 discos en solitario, atravesados por los temas del amor, la vejez, la patria, la lucha, la desesperanza, la felicidad, y las muchas formas de la agonía propias de un Unamuno”, como ha escrito el historiador cubano Julio César Guanche.

Porque Pablo desafió, incluso, “la ‘hombría’ cubana, esa cosa tan patética a la que adscribe el propio Estado cubano, con canciones que aseguran ‘la prefiero compartida’, o  ‘no somos Dios, no nos equivoquemos otra vez’, en respeto a la opción por el mismo sexo”, recordaba Guanche.

“No ha sido fácil tener una opinión / que haga valer mi vocación / mi libertad para escoger…”, lo canta en Twitter, desde Matanzas, la historiadora Alina Bárbara López: “Gracias Pablito, por ser la compañía y la voz poética y cívica de tantas generaciones. Te quedas con nosotros. Vuela alto.”

“Hablaste con sinceridad cuando casi nadie de tu altura hablaba con sinceridad. Pagaste por eso. Lo padeciste sin queja. Nos enseñaste qué cosa es ser íntegro y digno”, coincide la periodista Mónica Baró. 

Y así lo recuerda también El País, de España, con un amplio dossier sobre esa “gran voz de la música iberoamericana”. Pablo Milanés encabeza la portada de uno de los principales diarios del país que lo acogió en sus últimas horas; un país que ha acogido también a tantos cubanos y donde Pablo “residía desde hace años para recibir tratamiento médico por un cáncer”.

“Eternamente, Pablo”

Mientras, la prensa oficialista cubana lo despide, por el momento, con notas necrológicas que destacan el mensaje enviado, desde Rusia, por Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba y Presidente de la República. 

El gobernante reconoció a Pablo en Twitter como “uno de nuestros más grandes músicos. Voz inseparable de la banda sonora de nuestra generación”, y envió sus condolencias “a su viuda e hijos, a Cuba.” Y lo mismo hicieron otros funcionarios e instituciones estatales.

“El mundo de la música cubana, latinoamericana y mundial está de luto”, escribió la cadena Telesur, la única internacional que se transmite en la isla, mientras destacaba también las condolencias oficiales cubanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *