La feria de las mentiras

Por Francisco Ortiz Pinchetti

Andrés Manuel llegó a su decimoquinto “informe” (el cuarto, oficialmente), trepado en un carrito de feria que sube y baja, da vuelta, frena, gira, avanza sobre un riel que no va a ninguna parte, mientras un enorme reloj electrónico marca el tiempo que le queda a su gobierno: 759 días.

Está metido en su propia fiesta: la feria de las mentiras.

Mediante 13 spots de 30 segundos que se transmitirán en 12 días 244 mil veces a través de las mil 800 radiodifusoras y 720 televisoras de todo el país, el Presidente nos describe un país que sólo él conoce. El informe de este jueves fue sólo el resumen triunfalista de lo mismo, corregido y aumentado.

Todos sus mensajes, difundidos en tiempos de Estado, inician con la misma frase: “no somos iguales”. En ellos presume logros que en el mejor de los casos constituyen anhelos, no realidades. Sueña. O miente. Destaca las pensiones a adultos mayores, las becas a jóvenes, la operación de la Guardia Nacional, los beneficios del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), que según él es el mejor de América Latina; los grandes avances en educación, la rehabilitación de seis refinerías y la construcción de una nueva, la de Dos Bocas; la portentosa construcción del Tren Maya, las mil sucursales del Banco del Bienestar, las obras para garantizar el abasto de agua potable en zonas como Nuevo León, la defensa patriótica de los hidrocarburos, los servicios de salud a la altura de los mejores del mundo (sic), el fin de la corrupción gubernamental…

Sin embargo, los datos duros –no las opiniones, los comentarios o los análisis– lo desmienten. En materia de seguridad, salud, economía, pobreza, desigualdad, educación. Y de sus tres grandes proyectos.

El gobierno de López Obrador se perfila a ser el más violento de la historia de México. En los primeros 42 meses de la actual administración, se han registrado 121 mil 655 homicidios dolosos y feminicidios, con lo que ya se superaron las 120 mil 463 muertes violentas ocurridas durante el sexenio del panista Felipe Calderón Hinojosa, cuando se dio inicio a la llamada “guerra contra el narcotráfico”, y está a poco más de 34 mil de rebasar la violencia registrada de su antecesor Enrique Peña Nieto. Cada día más regiones del país están bajo el control del crimen organizado. Hoy son más frecuentes que nunca las masacres frecuentes entre grupos delincuenciales, los actos francamente terroristas, los asesinatos de periodistas.

La descalificación de informadores que él considera como “adversarios” por no ser incondicionales suyos, ha sido una constante durante estos primeros cuatro años de gobierno. En un informe sobre México, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) retoma datos recabados por Artículo 19, según los cuales el mandatario federal ha emitido mil 945 ataques a la prensa desde que inició su gobierno en diciembre de 2018…. más los que se acumulen esta semana.

Según datos del propio Artículo 19, en todo el gobierno de Vicente Fox Quesada se registraron 22 asesinatos de periodistas; en el de Felipe Calderón Hinojosa, 48; en el de Enrique Peña Nieto, 47, y en los cuatro años que van del gobierno de López Obrador, 39. Suman ya 16 sólo en los primeros ocho meses de 2022.

Hoy hay en México cuatro millones más de pobres que en 2018. La población en condiciones de pobreza y pobreza extrema se ha incrementado en México durante el actual gobierno, según cifras del Consejo Nacional de Evaluación de la Política Social (Coneval). En consecuencia, la desigualdad se acentúa. El 43.9 por ciento de la población mexicana –55.7 millones de personas– vive en situación de pobreza, según los datos de la última medición realizada en 2020. Esa proporción es mayor al 41.9 por ciento de 2018, al inicio del sexenio.

De este sector, el 35.4 por ciento –44.9 millones de personas– está en condiciones de pobreza moderada, mientras que 8.5 por ciento –10.8 millones– está en la pobreza extrema. En 2018, ese nivel era de siete por ciento, 1.5 puntos porcentuales menos.

La economía está parada. La estimación de crecimiento para 2013 fue ajustada a la baja por el Banco de México hace dos días a 1.6 por ciento. Con ello, se perfila el actual como un sexenio perdido, con menos de uno por ciento de crecimiento, si bien nos va. La inflación anualizada alcanza ya el 8.67 por ciento, la más alta desde diciembre del 2000, hace 21 años. Los aumentos salariales, que habían sido importantes, se ven ahora anulados por la carestía creciente.

Salud: el manejo criminal de la pandemia, regida más por conveniencias políticas que por criterios científicos, costó cuando menos 600 mil vidas, aunque la cifra real pudiera duplicarse. El desmantelamiento del sistema público de salud ha resultado desastroso. Siete de cada 10 enfermos de Covid-19 se atendieron en la medicina privada, incluidos consultorios anexos a farmacias. La supresión del Seguro Popular dejó sin atención a 52 millones de mexicanos pobres, según la información de datos.gob.mx. El INSABI ha sido un fracaso, reconocido por el propio gobierno, que hoy recurre al programa IMSS-Bienestar para suplirlo.

Educación: Hay cerca de 30 millones de personas en rezago educativo, casi la tercera parte de la población mexicana mayor de 15 años. Se desmanteló la reforma educativa en marcha para sustituirla por un modelo arcaico basado en sustentos ideológicos. De acuerdo con estimaciones del Banco Mundial, la pandemia causó en México un rezago que equivale a dos años de escolaridad: por lo menos 628 mil jóvenes entre seis y 17 años han interrumpido sus estudios, según cálculos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Una disminución de esta magnitud significa un retroceso de 13 años en el nivel de asistencia escolar.

La erradicación de la corrupción ha sido el principal blasón del gobierno de AMLO. Sin embargo, resulta que ocho de cada 10 contratos por obra pública se han asignado en forma directa, sin licitación, según datos oficiales. 91.5 por ciento de los contratos relacionados con medicamentos y productos farmacéuticos fueron entregados también por adjudicación directa durante 2021. Entre los contratos relacionados con la COVID-19 en 2020 y 2021, el 96 por ciento se realizó por adjudicación directa. La opacidad total.

En cuanto al enriquecimiento de funcionarios públicos, el gobierno de Andrés Manuel se ha visto manchado por los casos cercanos de Pío, el hermano del Presidente; Manuel Bartlett Díaz, la Casa Gris de Houston de José Ramón López Beltrán, el hijo; las casas de la ahora ex secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, y su esposo John Ackerman, entre otros. Ninguno ha sido sancionado.

También el año pasado, 688 millones de pesos, es decir el 95 por ciento de los recursos de los contratos de publicidad del gobierno, fueron entregados directamente, sin una licitación, la cifra más alta desde que se tiene registro.

No son mejores las cifras acerca de los proyectos emblemáticos del Presidente. La refinería Olmeca que se construye en el puerto de Dos Bocas, Tabasco, le va a costar a los mexicanos poco más de 20 mil millones de dólares (399 mil 698 millones de pesos aproximadamente), más del doble del monto original. “Inaugurada” hace tres meses por AMLO, producirá el primer barril de gasolina si bien nos va… en 2024.

El Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) no levanta. La Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC) reveló el movimiento de pasajeros del primer semestre de 2022 (enero-junio) registrado en ese aeródromo fue de 116 mil 176 pasajeros, “con una tendencia decreciente de viajeros mes a mes”. La cifra equivale a poco más de lo que el viejo y obsoleto AICM mueve ¡en un solo día!

La construcción del Tren Maya ha enfrentado una cadena interminable de problemas técnicos, financieros y legales, éstos sobre todo por los amparos promovidos para detener el daño ecológico que significará para la Selva Maya. Un extenso reportaje del New York Times descubrió hace unos días que el proyecto, que costará finalmente más de 45 mil millones de dólares (tres veces su costo originalmente programado), implica graves riesgos también en la operación del ferrocarril. “Las vías se extenderán sobre el río subterráneo más largo del mundo y sobre cientos de cuevas inexploradas que se ha descubierto que albergan ruinas antiguas de la civilización Maya”, escribe el diario estadunidense. Y advierte: el paso de un tren de 215 toneladas de peso sobre cavernas y canales subterráneos puede comprometer su propia estabilidad.

Y ya mejor no hablamos de la militarización del país, las violaciones a la Constitución a través de decretazos y los atentados flagrantes contra el Estado de Derecho que han caracterizado al gobierno actual, sobre todo en los meses recientes, así como el sometimiento de los poderes Legislativo y Judicial al ejecutivo. No, no somos iguales. En eso no miente. Válgame.

Twitter @fopinchetti  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *