Cumbres

Por Lilia Cisneros Luján

Asistir o conocer lo que ocurre en un congreso es casi siempre enriquecedor, aun cuando algunos de los asistentes, en realidad tomen el evento como un pretexto para hacer turismo, relaciones públicas o simplemente cambiar de rutina. La ONU por ejemplo un año después de su primera reunión de miembros al término de la 2ª. guerra mundial, empezó a convocar a los países cuyos ciudadanos deseaban reunirse y que por no ser gobierno[1] estaban excluidos de la llamada asamblea general. A partir de la definición de variados temas de interés global, se empiezan a organizar diversos foros, asambleas, congresos o reuniones; algunos patrocinados por la infraestructura, otros convocados por diversos grupos externos, aunque casi siempre cercanos a la propia organización mundial. Así, muchos mexicanos hemos tenido el privilegio de asistir a cumbres, sesiones, consejos, convenciones, reuniones de: infancia, tercera edad, medio ambiente, mujeres, migrantes, emprendedores, equidad, desarme, sustentabilidad, derechos humanos y justicia, seguridad, análisis económico, salud, religión… a nivel mundial, regional, multilaterales o bilaterales.

Es lamentable que en la reciente cumbre de las Américas -en los Ángeles California, ciudad con muchos millones de latinos- el tema más manoseado en México, haya sido el  triunfo de un supuesto boicot encabezado por nuestro gobierno, omitiendo por cierto en una información objetiva, que algo similar ocurrió en Antigua Guatemala, la de Lima, Cartagena o Panamá -donde incluso el norteamericano Donaldo Trump, también rechazó la invitación a alguna de ellas- y que en algunos casos impidió la posibilidad de una declaración final.

Esta última –novena- cumbre, dejó en claro que compartimos con la mayoría de los países latinoamericanos, Usa y Canadá, una perspectiva común que nos permite tomar decisiones conjuntas en beneficio de los pueblos integrantes, más allá de ocurrencias casi siempre derivadas de la ignorancia o el peregrino deseo de ampliar la propia notoriedad personal de algunos o varios de los líderes gubernamentales. Por supuesto si hay algo de autoanálisis, más de uno deberán reconocer que hubo deficiencias del conocimiento regional de muchas cosas que la gente piensa –algunas de estas con razón- y poca difusión de temas de mucho mayor importancia que los expresados de manera amarillista, como sería; el creciente poderío de países de oriente, las consecuencias de la invasión a Ucrania –no sólo de Rusia, sino de otros países interesados- o el rearme de Europa. ¿nos afecta menos la migración de europeos que la de centroamericanos? ¿Se busca solo un beneficio financiero en los acuerdos logrados o la concreción de políticas públicas, más allá de lo pretendido en ciclos electorales?

Diálogo respetuoso o grilla tendiente a la imposición unilateral de lo que se califica como programas, cuyo objetivo real es el poder por el poder mismo ¡esa es la cuestión! Dentro de los temas importantes que se trataron en los Ángeles California, la migración ocupó un espacio relevante. Si es un derecho el moverse a diversos espacios ajenos a nuestro origen,[2] pero también es cierto que las diferencias culturales, la identidad o no de valores, la preparación académica y hasta la madurez emocional de cada individuo podrán convertir este derecho en simples actos de agresión y hasta delictivos. Acabar con las pandillas, los traficantes de personas, droga o armas, se supone que es posible con permitir la migración ¿sin que los pueblos de origen por donde las marchas pasan dejen de sufrir las consecuencias como aumento de la demanda de alimentos, salud, techo y hasta trabajo? ¿Se ha enterado de los múltiples abusos de los que son víctimas los migrantes, por parte de gobiernos abusivos o ciudadanos prejuiciosos?

Seguramente recuerda, a un mexicano inmigrado a los estados unidos, donde llegó a ser un comerciante exitoso, a grado tal de haberse ganado el mote del “rey” ¿Qué ocurrió para que sus intervenciones en política de su estado de nacimiento en México concluyeran en acusaciones de delitos como corrupción, incompetencia y prepotencia? El fin de la historia, fue la muerte. Son muchos los actores famosos, que luego de sus triunfos allende la frontera, intentan regresar para ser legisladores e incluso precandidatos a la primera magistratura, de su estado o de la Nación ¿esto es posible? ¿Se aumentan las posibilidades si se está cerca del poder presente de otros países? Materia de análisis, aunque cada vez se impone con mayor fuerza la opinión de que los actuales mandatarios que han llegado al poder después de atacar a los titulares de los partidos que les formaron, son apenas de transición y que serán los hoy jóvenes en el rango de los 30 a 40 quienes definirán las futuras formas de democracia

Se acabó la cumbre, siguen otras, el trabajo no cesa y la retórica del gobierno actual en el mundo es más importante desde el punto de vista mediático. Los ciclos electorales, van caminando. En Francia Macron frente a la posibilidad de que la extrema –derecha o izquierda- vulneren su mandato se impuso sin importar demasiado la polarización local o los discursos que en este sentido se producen más por interese mundiales como el hecho de que un solo país que en otro tiempo perteneció a China, tenga el porcentaje mayor de los elementos que permiten la tecnocracia en el mundo. Por ello es más importante ver quién sabe hacer chips y tiene los mejores recursos para comprar los insumos que lo hagan posible, que trastocarse en supuesto coanfitrión para decidir quién debe o no ser invitado a las cumbres.


[1] Así es como se acuña el término ONG, es decir organismos no gubernamentales.[2] Mi vida es producto de cuando menos cuatro generaciones de migrantes, europeos, norteamericanos y latinos cuando menos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.