Periodistas bajo amenaza

Por Francisco Ortiz Pinchetti

Claro ejemplo de la habilidad manipuladora y tramposa de Andrés Manuel para evadir y tergiversar informaciones que le son adversas es el manejo que ha hecho del mensaje del Secretario norteamericano de Estado, Antony Blinken, acerca de la preocupación de su gobierno ante las amenazas que sufren los periodistas mexicanos.

Lo primero que hizo el Presidente fue, como acostumbra, descalificar al emisor, al asegurar que “está mal informado o actúa de mala fe”. Luego, negar que el asesinato de periodistas sean crímenes de Estado, lo que en ningún momento dijo el funcionario estadunidense. Y, finalmente, envolverse en la Bandera Nacional para afirmar que el gobierno gringo actúa “de manera injerencista” y proclamar que México no es colonia de Estados Unidos ni es un protectorado, sino un país libre y soberano.

El mensaje de Bliken difundido a través de su cuenta de Twitter ponía textual:

‘’El alto número de periodistas asesinados en México este año y las continuas amenazas que enfrentan son preocupantes. Me uno a quienes piden mayor responsabilidad y protección para los periodistas mexicanos. Mi corazón está con los seres queridos de aquellos que dieron su vida por la verdad”.

López Obrador puso énfasis en que en el caso de los asesinatos de cinco periodistas en lo que va de este año avanzan las investigaciones y no hay impunidad. Sin embargo, evadió hábilmente la otra causa de preocupación del gobierno estadunidense que es el de las continuas amenazas de que son objeto los informadores. Obvio: es lo que directamente lo involucra a él. Le pega.

Amenazas como las que cotidianamente ha hecho en las últimas semanas a raíz del reportaje sobre la vida opulenta de su hijo en una mansión de Houston contra periodistas y medios que según él obedecen a intereses aviesos y se confabulan con las más oscuras fuerzas conservadoras y neoliberales en contra de la transformación que dice encabezar. Lo hace además en su calidad de Presidente de la República, el hombre más poderoso de este país, generalmente desde el púlpito de Palacio Nacional y utilizando medios y recursos públicos. En el clima de polarización que él mismo ha propiciado, la pura mención de un periodista como su enemigo, constituye una amenaza directa y un riesgo evidente para su seguridad personal y familiar.

De hecho, una constante del mandato del tabasqueño a lo largo de su gobierno ha sido su actitud hostil hacia los medios de comunicación, los conductores de noticieros y los analistas, articulistas o columnistas críticos. No es por ignorancia sobre los géneros periodísticos que confunde la información con la opinión. Es una estrategia. Eso le permite afirmaciones tan falaces como el que desde Francisco I. Madero no ha habido un presidente tan atacado por la prensa como él. Revuelve, para confundir, la información con lo que llama “ataques”. Y sobre todo, busca siempre evadir flagrantemente los datos informativos, duros, que le son adversos, y que nunca contesta. Descalifica y ataca al periodista y su medio en uso de su “derecho de réplica”, dice él, pero nunca aclara ni desmiente.

Hay cientos de ejemplos.

En el caso del reportaje sobre la Casa Gris, asegura que es fruto de la confabulación conservadora en su contra, pero no desmiente ni un ápice. Informaciones posteriores, por lo demás, han confirmado plenamente que su hijo José Ramón, efectivamente, vivió con su esposa Carolyn Adams entre 2019 y 2020 en esa casa, que es propiedad de un ex alto ejecutivo de la petrolera Baker Hughes la cual tiene, efectivamente, contratos millonarios con la paraestatal Petróleos Mexicanos.

El posible conflicto de intereses -que es obvio suponer-, ha sido objeto de demandas y declaraciones de otros actores, pero no forma parte de la investigación elaborada por Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) que difundió a través de Latinus el periodista Carlos Loret de Mola y del cual, como dice el propio informador yucateco, no ha sido desmentida ni una frase.

En cambio, López Obrador arremetió contra el periodista –y luego contra varios otros informadores, entre ellos Ciro Gómez Leyva, Carmen Aristegui, Joaquín López-Dóriga y Jorge Ramos. Difundió los supuestos ingresos de Loret de Mola, con lo cual violó flagrantemente la Ley y además amenazó con hacer públicas “las pruebas” de su propio desacato a la privacidad de un ciudadano. Y, además, dar a conocer los salarios “inmorales” de otros periodistas.

Esas son amenazas.

De ahí la respuesta de la vocera de la Casa Blanca, Jen Psaki ante las descalificaciones del presidente mexicano al secretario de Estado. “Hemos visto, en los hechos, las amenazas que enfrenta el periodismo en México y esa es la preocupación que expresó el secretario estadounidense de Estado, Antony Blinken, en nombre de Estados Unidos, sobre esos abusos. Creo que habló con base en los hechos, sobre el terreno”, dijo.

Es un hecho que esta actitud del mandatario mexicano, de confrontación y amenazas contra los periodistas, es ya motivo de preocupación no sólo de medios internacionales y organismos defensores de la libertad de prensa y los derechos humanos, sino también de no pocos gobiernos. Y, mientras, Andrés Manuel se precia de que en México existe pleno respeto a esas libertades fundamentales. Válgame.

DE LA LIBRE-TA

FRACASO EN VACUNACIÓN. Contrario a lo que festina el gobierno mexicano, el tema de la vacunación contra Covid-19 en nuestro país es un fracaso. De acuerdo con la estadística del sitio Our World in Data, que utilizan los principales medios informativos del mundo con datos oficiales de los gobiernos, el de México –país que forma parte de la OCDE, donde participan las economías más desarrolladas del mundo–, apenas ha logrado vacunar con esquema completo a sólo seis de cada 10 personas (60.4% de la población). En Latinoamérica lo superan Chile, Cuba, Argentina, Uruguay, Ecuador, Costa Rica, Brasil, Perú y Colombia.

@fopinchetti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *