Press "Enter" to skip to content

Maestra zapoteca enseña el valor de su cultura y su lengua a través de clases en línea

Por Diana Manzo/ Desinformémonos/IstmoPress

— Trasladar el conocimiento presencial a distancia es un reto diario para Cirila López Sánchez, maestra zapoteca que a través de las clases en línea enseña el valor de su cultura y su lengua a 24 niñas y niños de segundo de primaria, de la escuela Daniel C. Pineda en Juchitán, Oaxaca.

Para la profesora de 42 años de edad y 24 años de servicio docente, las clases a distancia son doble jornada, pero eso no le importa, pues su mayor satisfacción es saber que sus estudiantes ya conocen de dónde vienen y de quiénes heredaron su cultura y tradición.

“Lo estamos logrando”, dice con emoción la profesora, al mostrar que ahora estos educandos de entre 7 y 8 años de edad ya descubrieron su lengua, su música, sus refranes y hasta chistes durante el ciclo escolar.

En estos siete meses del ciclo 2020-2021, Cirila y el colectivo de maestros de su escuela han trasladado a los estudiantes el amor por esta cultura, además de enseñarles poemas y cuentos; también han realizado biografías y personificaciones usando el atuendo tradicional. Las niñas portan sus enaguas y huipiles y los niños, su guayabera blanca y pantalón oscuro.

Cirila lleva 10 años como docente en esta institución educativa, la cual privilegia el Plan para la Transformación Educativa en Oaxaca (PTEO), un programa opuesto a la reforma educativa en Mexico, donde se revaloriza lo autóctono y la identidad de los pueblos indígenas.

Para sus clases, la profesora habilitó su aula en su recámara, removió sus muebles y colocó un pizarrón y materiales educativos, al igual que contrató el servicio de internet y adquirió una computadora; ahora estas son las herramientas de apoyo que utiliza para encontrarse durante tres veces por semana con sus estudiantes, a quienes extraña porque no ha podido verlos físicamente.

Enseñar a distancia es un desafío que a principio se le complicó, inclusive llegó a ponerse ansiosa y preocupada, pero con el paso de los meses, se adaptó y ahora todo es más fácil, se conecta y durante cinco días de la semana, está atenta de las preguntas, dudas y recomendaciones de sus educandos.

“Llevar una clase en línea es adentrarse a un mundo distinto”, explica la maestra, quien todos los días busca y escoge herramientas que logren un conocimiento significativo para sus estudiantes, quienes no dejan un solo instante de participar y hablar a través de una pantalla.

También ha podido interactuar con ellos de tal forma que no parece que estuvieran separados, durante la hora y media que imparte sus cátedras; los menores se concentran, participan y hasta hay regaños y llamadas de atención.

“La pandemia nos vino a mostrar un nuevo rostro, porque aún a distancia, brindamos a nuestros niños el amor por la cultura y eso es muy significativo, lo hemos logrado con la ayuda de los padres de familia, quienes son nuestros aliados para que todo esto funcione, ahora más que nunca se reafirma y se comprueba que la educación es de tres: Maestra, estudiantes y padres de familia”.

Cirila es apasionada de la educación, ama lo que hace y es que lo heredó de su madre quién además de mostrarle el amor por la educación, también lo hizo con su cultura zapoteca y por eso ella se lo enseña a sus estudiantes.

“Verlos recitar poemas e interpretar personajes de la cultura zapoteca me enorgullece mucho, porque los niños son fantasiosos, son los más sinceros y esto que hacemos, el de aprender, es significativo, y cuando crezcan tendrán muy claro de dónde son y de dónde vienen”.

Quieren ser poetas y escritores

A partir de las clases, el conocimiento y el reconocimiento del entorno, las niñas y niños quieren seguir estos pasos, Aguamarina es estudiante de segundo grado y añora ser escritora como Natalia Toledo, por eso le pide a su papá que todos los días se comunique con ella en zapoteco.

La pequeña de 8 años de edad, toma a diario clases a distancia con la profesora Cirila y le ha gustado conocer su identidad, vestirse con su traje típico y recitar poesía.

“El aprendizaje es significativo, lo estamos cumpliendo”, dice emocionada la maestra, quien no se cansa de atender y superar las dudas de sus estudiantes y padres de familia, que todos los días tienen preguntas.

Cirila también asesora al estudiante que todavía le falta aprender a multiplicar, sumar y restar. Es una maestra como muchas en Oaxaca, donde han tenido que adaptarse a las desigualdades que visibiliza la enseñanza a distancia, comprende al estudiante que no tiene una tableta electrónica o un celular inteligente, ella simplemente le apasiona la educación y lo hace para dejar huella como ha ocurrido en estos 24 años de servicio.

Publicado originalmente en IstmoPress

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Oserí. Chihuahua, México 2021
Perspectivas: