Press "Enter" to skip to content

Dramaturgo en problemas cuando las computadoras personales empezaban

Por Jesús Chávez Marín

— II. Al abrirse el telón:

―¿A qué hora llegaste, querida, no te oí entrar?

―Llevo como dos horas nomás mirando cómo le picas rico a la computadora, mi vida.

―Ay, es que el otro día, después del estreno de Relicario de la Rosario, ¿te acuerdas?, nos fuimos a casa de Luis David y estuvimos pisteando hasta las cinco de la mañana. Cuando llegué a la casa traía volado el sueño y se me ocurrió ponerme a escribir. Y no sé qué maldita tecla aplasté: aparecieron en el monitor unos signos loquísimos, de todos colores; se me borraron 18 escenas de mi más ambicioso drama, el que en estos meses había estado creando.

―¡Ay güey! Que mala onda, querido.

―Imagínate, qué pendejo, venir con un borrachazo a borrar toditito. Ahora tendré que reescribirlo todo.

―Bueno, mi amor, no nada más tú tienes la culpa. Es que también a las chingadas computadoras les dan lagunas mentales, como a nosotros, se les borra el diskette, les llegan los humazos, ¿no crees?

Agosto 1991

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Oserí. Chihuahua, México 2021
Perspectivas: