Press "Enter" to skip to content

"Monjas con tesis doctoral terminan limpiando las casas de los obispos"

La periodista Constance Vilanova lleva más de un año investigando el abuso espiritual y sexual de monjas en todo el mundo. Su investigación, reportada en su libro  Religious Abused, Le Grand Silence (publicado en octubre de 2020), la llevó al Vaticano donde entrevistó a varios funcionarios.

Por Lucía López Alonso/ Religión Digital/ Claire Guigou/ Cath.ch/imedia

Vaticano.-La joven periodista francesa Constance Vilanova trabajaba en La Croix cuando se preguntó cómo afectaría el movimiento #Metoo en el mundo religioso. Lo que empezaron siendo reportajes se fue convirtiendo en una extensa investigación, a base de encuestas, viajes (también al Vaticano) y múltiples entrevistas rechazadas, síntomas de la falta de transparencia que sigue generando el tema en el seno del clero.

En octubre de 2020 ha publicado “El gran silencio. Religiosas abusadas”. El título del libro hace referencia a que no se trata solamente de agresiones sexuales, violaciones… sino que el daño físico va acompañado (y con frecuencia precedido) del abuso espiritual y de conciencia. “Normalmente la monja conoce a su abusador y ha sido condicionada a no decir nada y a no entender que algo está mal”, declara Vilanova a cath.ch.

Constance Vilanova

En la misma entrevista, la autora relata su paso por el Vaticano para entender cómo gestiona esta problemática la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada. Salvo su entrevista con el obispo Scicluna, referente de la “tolerancia cero” predicada por el Papa Francisco, la periodista se sintió “evocando un no-problema”: “Me hablaron de casos en los que la víctima estaba consintiendo cuando no era así”. “Hablamos de la mecánica del silencio y de este deseo de preservar a la Iglesia de los escándalos” que parece pesar más que la protección a las acosadas.

“En los seminarios nos encontramos con personas que a menudo no son muy autónomas y que, cuando salen, son tratadas como príncipes”

Metoo en la Iglesia

Denunciando, en consecuencia, la “falta de recursos humanos” en el combate pontificio a esta lacra, “en comparación a la escala del escándalo”, la obra de Vilanova también estudia las raíces del problema. “En los seminarios nos encontramos con personas que a menudo no son muy autónomas y que, cuando salen, son tratadas como príncipes”, señala. Este clericalismo salvaje causa “relaciones asimétricas” y realidades injustas. “Monjas con tesis terminan limpiando las casas de los obispos”, protesta.

Constance Vilanova afirma que se trata de un asunto global geográficamente, por estructural en la Iglesia. “Dondequiera que se mire, en Europa o en la República Democrática del Congo, los esquemas puestos en práctica por los ‘depredadores’ son los mismos”, analiza. “En la India también conocí a monjas que tienen cinco euros de dinero de bolsillo al mes… ¿Cómo quieres huir en una situación así?”.

El gran silencio

El medio digital católico suizo Cath.ch/imedia, publica la entrevista que Claire Guigou, hace a Constance Vilanova en estos términos:

¿Cómo definir una situación de abuso sabiendo que las monjas son adultas? ¿No es complicado?
Es cierto que la cuestión del consentimiento no surge en los casos de criminalidad infantil, es obvio. En cuanto a los adultos, esta pregunta es bastante central. Para definir el abuso espiritual, por ejemplo, o un caso de agresión, debe comprender cómo se construye la relación. Por lo general, las relaciones asimétricas promueven el abuso. Estos suelen tener lugar durante el acompañamiento espiritual y la mayoría de las veces con un sacerdote que es muy carismático.

“Lo que favorece el abuso son las relaciones asimétricas, como en el acompañamiento espiritual”

Constanza Vilanova

Karlijn Demasure, teólogo de la Pontificia Universidad Gregoriana, explica muy bien este mecanismo. Luego están los factores de vulnerabilidad, como la juventud, que se suman. Finalmente, está la noción de influencia que es muy reciente y que la Iglesia se ha apoderado recientemente. Todos estos elementos permiten detectar si existe o no abuso.

Se ha trasladado a Roma para discutir este problema específico con la institución. ¿A quién conoció y qué comentarios recibió?
Conocí por primera vez al obispo Charles Scicluna, secretario asistente de la Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF). Tuvimos una discusión bastante abierta, pero él me explicó que en el caso de ataques contra las monjas, las CDF no pueden intervenir. Corresponde a la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada lanzar las encuestas. Todavía quería conocer al obispo Scicluna debido a su condición de “mano derecha” en “tolerancia cero” en este pontificado. Hablamos sobre el mecanismo del silencio y este deseo de proteger a la Iglesia de los escándalos.

Luego conocí a dos representantes, que quieren permanecer en el anonimato, de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada. Allí, encontré el intercambio un poco más problemático en el sentido de que había mucho lenguaje. Ahora, tras la crisis de los abusos, la Iglesia se ve obligada a ser transparente. Pero lo encuentro un poco de barniz transparente y hay control de voz. Este intercambio no fue muy abierto. También me permitió ver que esta Congregación tiene solo una pequeña estructura dedicada a estos problemas en comparación con la magnitud del escándalo.

Dos personas no pueden soportar tanto abuso. Sin hablar del sistema, debes saber que este problema afecta realmente a todas las congregaciones, desde las Bienaventuranzas hasta las dominicas … Esto me permitió darme cuenta que el Vaticano tiene muy pocos recursos humanos para asegurar un seguimiento y supervisar las congregaciones que están problemático.

[NLDR: Si bien la CDF es competente para el abuso de menores y relacionado con los sacramentos, la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada tiene jurisdicción en casos de abuso cometido por religiosos en detrimento de religiosos. Finalmente, la Congregación para el Clero está a cargo de los casos de abuso cometidos por sacerdotes diocesanos en perjuicio de las monjas.]

¿Tuvo la impresión de que el problema fue resuelto por la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y más en general por el Vaticano?
No. Voy a ser transparente contigo, tengo la impresión de que los responsables de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada se esconden detrás de su falta de medios. Lo interesante de esta reunión fue que me hablaron de las víctimas que había conocido sin saber que las conocía. Me citó casos en los que la víctima consintió cuando ella no lo hizo. Realmente hay un discurso: “es complicado, estamos con adultos”, que entiendo de alguna manera, pero que no es suficiente. Su discurso me pareció la lengua de madera y no me marcó. Tuve más la impresión de molestarlos y de evocar un no-problema.

Sin embargo, el discurso del obispo Scicluna me pareció muy bueno. Además, el Papa ha cambiado un poco la situación al incluir a las personas vulnerables en el derecho canónico que incluye a las monjas, que ya es un primer paso. [NLDR: desde el ‘motu proprio’  Vox estis Lux mundi  promulgado en mayo de 2019]. El Papa continúa su lucha por la tolerancia cero pero la aplicación no parece ser efectiva. O pasa por los superiores religiosos: por la CORREF (Conferencia de Religiosos y Religiosos de Francia) o la Unión Internacional de Superiores Generales (UISG).

Su investigación también nació después del informe de Arte  sobre monjas maltratadas. En él, el padre Hans Zollner, experto en abuso sexual, reconoce que “la estructura de la Iglesia empodera a los sacerdotes de manera absoluta y más allá de todo lo permitido” y afirma que el Papa es consciente del problema. ¿Qué piensas?
Todo el problema del clericalismo es central en la Iglesia. Los sacerdotes están mal entrenados, creo. No lo tomo de esa manera. Es el resultado de discusiones con muchos expertos durante un año. En los seminarios nos encontramos con personas que muchas veces no son muy independientes y que, cuando se van, son tratadas como príncipes. Estas palabras no son mías, las escucho del padre Stéphane Joulain, Karlijn Demasure o incluso de Pierre Vignon.

“Cuando vemos que las monjas sostienen tesis y se encuentran limpiando la casa de los obispos …”

Constanza Vilanova

Se considera que el sacerdote actúa  in persona christi de forma  permanente, mientras que fuera de los sacramentos no es así. No hay duda de su palabra. El solo hecho de que el acompañamiento espiritual de las monjas sea ejercido principalmente por hombres plantea un problema. La cuestión es aún más problemática en África, donde el sacerdote es una figura política. Cuando vemos que las monjas hacen tesis y se encuentran limpiando las casas de los obispos… El Papa habla muy bien de las consecuencias de este clericalismo que fue planteado por un buen número de especialistas a los que entrevisté.

Mencionas las diferencias en situaciones que se pueden observar según el país. ¿La cuestión del abuso de las monjas va más allá de los particularismos culturales?
Sea cual sea el lugar, en Europa, India o incluso en la República Democrática del Congo, las estratagemas montadas por los “predadores” son las mismas, es decir que el diagrama está modelado en un continente. a otro. Esto es sin duda lo que más me llamó la atención de esta encuesta. Sin embargo, existe una mayor vulnerabilidad en algunas congregaciones en África donde no hay autonomía financiera de los religiosos, por ejemplo.

También en la India conocí a monjas que tienen cinco euros de dinero de bolsillo al mes … ¿Cómo quieres escapar en una situación así? En Francia, este no es el caso. Aparte de estos factores de vulnerabilidad, que se acentúan más en estos países, las estrategias son las mismas y las mujeres también son poco escuchadas.

¿Ha podido observar los frutos del ‘motu proprio’  Vos estis lux mundi  que pide en particular la creación de una ventana de informes para cada diócesis? ¿Y más en general, una conciencia tras los discursos del Papa condenando los abusos?
Yo diría que he conocido a personas que luchan por la libertad de expresión pero también a personas que piensan que los medios están metiendo la nariz en todas partes y que hay que seguir lavando la ropa sucia en familia. Existe esa tensión entre los dos y creo que todavía hay mucho trabajo por hacer. Lo que dice el Papa no se aplica necesariamente al pie de la escalera. No cuento el número de rechazos de entrevistas… Existe una dicotomía entre los textos del Vaticano y los discursos del Papa y su aplicación. Lo bueno es que con las redes sociales, la ley del silencio ya no es posible y la situación está cambiando.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Oserí. Chihuahua, México 2020
Perspectivas: