Por Lourdes Díaz López

— Luego de que se difundiera en redes sociales un video en el que se exhibe el mal trato laboral que recibe la periodista chihuahuense Brenda Chacón por parte de Israel Beltrán Montes, exdiputado plurinominal del PRI y titular de la concesión de radio “La Ranchera 89.7 de FM en Cuauhtémoc, distintas organizaciones de la sociedad civil, así como el gremio periodístico de diversas ciudades importantes del estado, manifestaron su apoyo a la periodista y condenaron la conducta del empresario de la comunicación. El caso trascendió a nivel nacional y la noticia ocupó las portadas de distintos medios de comunicación del país el pasado fin de semana.

La indignación sobre el trato que atentó contra la dignidad de la periodista, ocurrido, incluso, mientras se desarrollaba un programa de radio al aire, y con una importante audiencia, no reprimió al patrón de Brenda Chacón para hacer mofa de la mujer, lo cual llevó incluso a la decisión del Instituto Chihuahuense de las Mujeres (Ichmujeres) a solicitar la cancelación de las concesiones de radio a Israel Beltrán Montes, según informó en un comunicado oficial emitido por la titular de esa instancia, Emma Saldaña.

El asunto es que todos los pronunciamientos en apoyo a la periodista han reprobado las expresiones misóginas del titular de la concesión de radio y que, sin recato alguno, se expresa mal de las mujeres, no solo en esta sino en otras ocasiones, dejando de lado las obligaciones legales de un patrón hacia sus trabajadores, quien tiene la obligación de ofrecer un trato digno y respetuoso.

El Ichimujeres, hace referencia al Artículo 1° Constitucional que prohíbe cualquier acto que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas, lo cual configura, entre otras cosas, el delito de discriminación. Sin embargo, desde el 2018 entró en vigor la Norma Oficial Mexicana 035 en la Ley Federal del Trabajo, la cual obliga a las empresas a ofrecer un ambiente laboral que no atente contra la salud emocional de sus trabajadores, y le obliga a ofrecer un ambiente de trabajo sin factores de riesgo psicosociales.  Por ley, el patrón está obligado incluso a implementar la identificación de casos, el análisis y prevenciónde violencia laboral. Las sanciones por el incumplimiento son de hasta 250 salarios mínimos.

La incongruencia de este hecho es que, Beltrán Montes, en su lapso de diputado, estuvo comisionado para la protección a periodistas mientras él mismo es violento contra su propio gremio.

Muchas mujeres periodistas, hemos pasado por malos tratos en entornos laborales y no solo por ello tenemos la obligación moral de solidarizarnos sino porque muchas personas en general, soportan a jefes que pisotean su dignidad sin que legalmente suceda nada, por esto es importante recordar que ahora se cuenta con herramientas legales para solicitar un trato digno y de no ser así, existe una ley que sanciona el maltrato en los entornos laborales.

Categories: Medios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *