Oportunistas

Por Lilia Cisneros Luján

Hoy no tengo deseos de compartirles mis reflexiones, acerca del día internacional de la mujer –por vez primera en muchos años- ni de la imprudencia  de casi hacer un chiste del riesgo del corona virus –desde los vecinos del norte hasta los habitantes cercanos a la Patagonia ya han tomado providencias- mucho menos convertirme en la vocera para la actualización de muertos, violados, desaparecidos y robados en esta sufrida nación.

Ayer coincidí con un universitario que como muchos de mi generación nos ocupamos de la política, luchamos por los cambios -unos en la misma línea horizontal del partido que nos sigue pareciendo el menos malo y otros tomando el riesgo asumido por los ingenuos que le creen a los tránsfugas- nos comprometimos con las causas sociales, arriesgamos nuestra seguridad verbalizando los errores de los advenedizos y sobre todo aprendimos el gran problema social que representan los oportunistas. “Que les diremos a nuestros nietos ante una trágica realidad en la que no vamos a entregarles un país ni siquiera como el que recibimos” … No tuve palabras para contestarle, por mi mente pasaron la tristeza y frustración de aquellos que ya no tienen a sus hijos en este planeta o los audaces que prefirieron el estatus de extranjeros en otra patria antes de ver secuestradas a sus hijas y peor aun, sufrir la lejanía de vástagos e hijos de estos a los que no podemos besar ni abrazar, por la ausencia de liquidez que nos permita adquirir un boleto y los gastos para visitarlos. ¿Cuántas víctimas de la cuatroT no sólo perdieron su trabajo sino viven señalados como conservadores, fifís y hasta malos?

Nunca imaginé, me dijo este ex subsecretario, ex senador, ex gobernador ex… que esto sería el cambio; a lo cual como buena conductora, le repliqué que la reversa también es cambio. Para dejar atrás los lamentos presumirnos mutuamente a nuestros nietos, unos todavía en México y muchos lejos y prometiendo con firmeza “cuando yo trabaje abuelo(a) te voy a pagar un boleto para que me visites pero a México yo no regreso ¡me da miedo!” Al despedirnos con el compromiso de conversar en breve, ambos reiteramos nuestra certeza de que “la reversa es cambio” y es que con todo y nuestro entusiasmo hemos visto como avances tan importantes como los consignados en la constitución de 1917, prácticamente se han botado a la basura: un ejemplo, la separación estado Iglesia y por ende el estado laico.

¿Cuántas vidas humanas han costado en el mundo y especialmente en México las confrontaciones religiosas? Imposible negar los defectos y por ende las conductas inadecuadas, por decir lo menos, de personas, incluso líderes, de los diversos credos a través de la historia y es que a no ser que te consideres un nazareo[1] la imperfección –pecado, deficiencias de conducta o carácter, fallas y hasta maldad- es algo inherente a la propia naturaleza humana ¿Cómo armonizar las diversas corrientes del catolicismo –franciscanos, dominicos, marianos con todas sus subdivisiones, jesuitas, legionarios, Opus Dei, lasallistas, maristas- con las de los protestantes o evangélicos y los cristianos ortodoxos? ¿Puede el feligrés común y corriente tener la certeza de cual de las centenas de corrientes evangélicas[2] es la más apegada a la doctrina universal? Para abundar la confusión -o al tan conocido dicho atribuido a Satanás “divide y vencerás”- nuevas corrientes por demás influyentes considerados por los anteriores como herejías, desean sumarse para ser considerados  como los mas importantes entre ellos: los testigos de Jehová, los mormones, la hoy tan exitosa y mentada luz del mundo, la universal del reino de Dios mejor conocida como “pare de sufrir” y muchas otras que además de la confusión que provocan, producen pingües ganancias a sus líderes.

Nos faltaría espacio para añadir a las centenas de denominaciones solo en centro América, y el gran catálogo de grupos en el cristianismo ortodoxo tanto occidental como oriental, aunque lo cierto es que en todos encontramos; vivales, pederastas, fanáticos, defraudadores en suma oportunistas que muy lejos están de la limpieza moral y escala de valores ya no digamos divina, sino del propio ser humano. En México por supuesto no se cantan mal las rancheras, luego del lamentable fratricidio de la llamada guerra cristera de manera poco profesional se dieron cambios a la constitución desde los años 80; se empezó a dejar la puerta abierta para lo que hemos visto en estas últimas décadas.  Al inicio del siglo, un coreano, nos trajo la “iglesia de la unificación o secta moon”, después con el calderonismo, los panistas recibieron con brazos abiertos a “la casa sobre la roca”[3] y ahora cuando menos dos veces a la semana, escuchamos a quien presume la firme convicción de que “siendo buenos y amando al prójimo” podemos cambiar a México ¿quien es el guía espiritual que llevó a esta convicción? ¿Saben los que le escuchan que ese principio de ganar la gloria, paz, un México menos corrupto o disminución en la criminalidad solo realizando buenas acciones era el que practicaban los judíos y que de alguna forma promueven entre otros muchos los testigos de Jehová? Un sistema de salvación por cierto reprobado por Jesucristo.

Por lo pronto es Confraternice – Confraternidad Nacional de Iglesias Cristianas Evangélicas de México- y su líder, un “teólogo” que en lo corto se asume como Pastor, quien desde 1990, ha buscado el poder. En la pasada elección perdió el registro de su partido y ya metió nuevos requisitos para continuar en ese camino con nombre diverso, sin descuidar el hecho de asumirse como el líder espiritual del presidente de México.

Hoy, mismo barrios como Xoco son borrados del mapa por la ambición de judíos a los cuales se les alivia el sentimiento de culpa, luego de dar parte de su diezmo como impuestos además de corromper varios niveles del poder judicial para lanzar de sus propiedades a mujeres de la tercera edad a las cuales han engañado –se dice en realidad defraudado- para hacerlas parecer como deudoras. ¡Bonita manera de festejar el día de la mujer!  Pero también hay líderes pseudo-evangélicos, que inventan justificaciones para desposeer a iglesias constituidas hace medio siglo de sus propiedades ¿Cómo se hicieron del beneplácito de la SEGOB?


[1] No nazareno referido a su origen en Nazaret, sino nazareo, que según la tradición eran sujetos del antiguo Pueblo hebreo consagrados totalmente a Yahvé, que no se cortaban el cabello, no bebían nada embriagante, no podían acercarse a los muertos y poseían una fueras espiritual especial.
[2] Bautistas, presbiterianas, metodistas, anglicanas, pentecosteses, en su gran variedad a lo largo del territorio, luteranas, adventistas etc.
[3] Afirman promover principios bíblicos de una manera no religiosa, y aseguran abiertamente buscar el poder político.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *