Coronavirus: No empanicarse

Por Ernesto Camou Healy

Parece mucho más perniciosa la “epidemia” de desinformación sobre la enfermedad del Covid-19, que la misma dolencia. Las redes sociales, y algunos medios de comunicación escandalosos, están distorsionando, o mintiendo, sobre los riesgos que entraña esta epidemia. Resulta conveniente tener claro lo que sucede y el tamaño de la supuesta amenaza.

Las cifras de mortalidad en China, donde inició, apuntan a que el 2.3% de los infectados ha fallecido. Dicen los especialistas que es muy probable que sea menor, pues al parecer hay un porcentaje de infectados leves que no han sido registrados. Un estudio del New England Journal of Medicine coloca dicha tasa en un rango inferior al 1%; y mucho mas baja que las tasas de mortalidad de otros dos coronavirus notorios, a saber, SARS (tasa de mortalidad entre 9 y 10%) y MERS (con tasa del 36%).

Pero sí hay población en riesgo: Los adultos mayores, niños y gente con problemas de salud y bajas defensas. En algunos de esos casos la infección puede convertirse en una neumonía que incrementa el riesgo. Para la mayoría se tratará de una indisposición pasajera, que tiene que cuidar para no contagiar a quienes le rodean.

Un estudio en China afirma que las personas mayores de 80 años tienen un 14.8% de posibilidades de morir por la enfermedad; personas de 70 años, 8%; personas de 60 años, 3.6% y personas de 50 años, 1.3%. Una vez por debajo de este rango de edad, el riesgo de morir cae entre 0.2 y 0.4%. O sea, que debemos cuidarnos más los que ya no nos cocemos al primer hervor. 

Por otra parte, el virus muere a temperaturas de unos 27° C, o sea que en Sonora, sobre todo en la llanura, las posibilidades de contagio son ridículas, pero si se viaja a sitios fríos el riesgo aumenta. Lo mas probable es que, conforme el hemisferio Norte se caliente y torne veraniego, el Covid 19, emigre hacia el Sur y nos deje en paz por un tiempo. Digamos que muy pronto vamos a estar quejándonos del calor y no del coronavirus.

Y si bien las redes y medios irresponsables van a seguir intentando meter miedo, es mejor informarse y adoptar medidas de higiene sencillas: El virus no resiste el calor, por lo tanto deben consumirse bebidas calientes como café, tés, caldos o simplemente agua caliente, estos líquidos cálidos neutralizan el virus y son fáciles de ingerir. Puede ayudar tomar vitamina C como ayuda a las defensas, y beber mucha agua, pero no fría ni bebidas con hielo; y cae bien exponerse al Sol, aunque en este desierto sonorense, el remedio puede ser peor que la enfermedad. 

En caso de que un infectado estornude, si es a más de tres metros de distancia, el virus caerá al suelo y no nos afectará. Pero cuando el virus se encuentra sobre superficies metálicas sobrevive cerca de 12 horas, por lo tanto conviene lavarse seguido las manos y desinfectarlas.

El virus puede anidar en la ropa entre 6 y 12 horas, los detergentes comunes lo pueden exterminar, lo que no pueda ser lavado hay que exponerlo al sol y el virus morirá. Y es mejor evitar aglomeraciones y oportunidades de convivir con multitudes, donde el riesgo se acentúa.

No estamos frente a una enfermedad muy peligrosa, pero es particularmente contagiosa, como tres veces más que la gripe o la influenza. Eso es lo que preocupa: Que se propague con rapidez y afecte a millones, pero pueden morir 10 mil por cada millón. Y los infectados deben aislarse por dos o tres semanas al menos. De ahí los bloqueos y cuarentenas. Es complicado y hay que prevenirlo porque puede afectar a gran parte de la humanidad en los meses que vienen. 

En conclusión: Hay que prever e informarse, cuidarse y no angustiarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *