Se disparan los casos de muerte materna en Chihuahua

Por Carlos Mario Alvarado

Chihuahua–Parece que la muerte materna juega con la vida y la muerte de mujeres adolescentes, jóvenes o mayores embarazadas, dentro de un deficiente sistema público de salud. Según los registros administrativos del INEGI, en el Estado de Chihuahua suelen presentarse un promedio de 32 a 60 casos de muerte materna cada año.

2016 fue el año que menos casos de muerte materna se registraron (30), pero en 2017 y 2018 la cifra se elevó a 36 y a 39, lo que crece el índice a 56.5 casos de muerte materna, por cada 100 mil nacidos vivos. 

El índice de muerte materna es uno de los índices más importantes que reflejan el retraso en el desarrollo de un país o comunidad, ya que mujeres embarazadas (no enfermas) corren el riesgo de morir por la falta de atención médica adecuada o desinterés por parte de la sociedad antes, durante o después del parto.

Contrario a la creencia popular, la mayor parte de los casos de muerte materna ocurren en las principales ciudades, como Chihuahua, que en 2018 ocurrieron 13, en Ciudad Juárez 12, en Guachochi y Parral, tres; y dos en Delicias; asimismo,  un caso en cada uno de los municipios de Jiménez, Cuauhtémoc, Bocoyna, Adama, Camargo, Carichí y Bocoyna.

Sin embargo, en los registros administrativos del INEGI[1], los datos más actualizados precisan que de las 39 mujeres fallecidas en 2018, siete de ellas se trató de mujeres hablantes de alguna lengua indígena y ocurrieron en los municipios de Bocoyna, Carichí, Cuauhtémoc, Chihuahua, Guachochi e Hidalgo del Parral.

De las 39 víctimas registradas en 2018, doce de ellas estaban afiliadas al Instituto Mexicano del Seguro Social, 10 al Seguro popular, una al ISSSTE, otra a SEDEWNA, tres carecían de protección a la salud, y 11 más se desconocía si tenían seguridad social.

Según datos de los registros administrativos de INEGI, de las 39 mujeres embarazadas con muerte materna en el Estado de Chihuahua en 2018, ocho tenían entre 15 a 19 años de edad; el resto de 20 a 39 años de edad, a excepción de dos de ellas, una de 45 a 49 años y una mujer de 55 a 59 años de edad.

Prácticamente las víctimas fallecieron por complicaciones  del embarazo, parto o puerperio a excepción de dos de ellas, cuya muerte materna se debió a otras enfermedades.

A partir del compromiso del Estado Mexicano con la comunidad internacional, INEGI ha dado seguimiento al cumplimiento de los objetivos para el desarrollo sustentable agenda 20-30 en su portal, pero solo cuenta con registros hasta 2016.[2]

No obstante, en 2017 y 2018, las cifras de muerte materna se incrementó a 36 y posteriormente a 39, al llegar a 56.50 muertes maternas por cada 100 mil nacidos vivos, con lo que Chihuahua vuelve a ocupar los primeros lugares a nivel nacional, debajo de otras entidades como Chiapas, Oaxaca, Tabasco y Campeche.


[1]https://www.inegi.org.mx/programas/mortalidad/default.html#Tabulados

[2]http://agenda2030.mx/ODSind.html?ind=ODS003000030010&cveind=26&cveCob=99&lang=es#/Indicator

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *