Press "Enter" to skip to content

Siete de cada 10 mujeres han sido víctimas de alguna agresión

Hoy, día internacional de la eliminación de la violencia

Por Jessica Xantomila, Dora Villanueva/La Jornada

—En México, cuatro de cada 10 mujeres consideran que sus derechos no se respetan o se garantizan poco, mientras más de la mitad señala que la delincuencia e inseguridad, así como la violencia contra ellas, son los principales problemas que enfrentan, según datos del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) y el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres).

De acuerdo con cifras de ONU Mujeres, siete de cada 10 han sufrido alguna agresión, ya sea emocional, económica, física o sexual, las cuales tienen diversos impactos en sus vidas, como limitar su libertad de movimiento, en la capacidad de acceder a mejores oportunidades de trabajo, educación y de participar en la vida pública.

El estudio advierte también que una de cada tres mujeres ha experimentado violencia sexual en espacios públicos.

En cuanto a homicidios por razones de género, la violencia más extrema que se ejerce contra las mujeres, el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio destaca que en 2019 se han registrado en promedio 10 asesinatos al día. En 2018 se contabilizaron 3 mil 580 homicidios, 9.9 por día, de los cuales sólo 23 por ciento fueron calificados como feminicidios.

Ante este panorama, en el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, organizaciones feministas, familiares de víctimas de feminicidio y estudiantes se manifestarán para exigir que se detenga ese fenómeno.

Las convocantes refieren que la discriminación y agresiones contra las mujeres están prácticamente en todos los ámbitos. En lo laboral, mientras 42.7 por ciento de ellas participa en alguna actividad económica, 78.5 de los hombres lo hace, según datos de la última Encuesta Nacional sobre Discriminación (Enadis), en su capítulo Mujeres, que se difundió este mes.

Además, tres de cada 10 mujeres han vivido discriminación y violencia laboral en sus centros de trabajo, principalmente por parte de sus compañeros y jefes. El 9 por ciento ha recibido menos salario que un hombre, aun cuando realizó las mismas actividades, de acuerdo con el Inmujeres.

En los cargos políticos, si bien se ha avanzado en el tema de paridad, tan sólo en el Senado y la Cámara de Diputados los porcentajes oscilan entre 48.2 y 49.2 del total de mujeres, en el país sólo hay dos gobernadoras y existen casos de violencia política, así como las llamadas juanitas, en las que se nominan candidatas a puestos de elección para después remplazarlas por un hombre.

En este contexto, Amnistía Internacional, organizaciones y colectivos de apoyo anunciaron que hoy marcharán a las 17 horas del Ángel de la Independencia al Zócalo. En tanto, a las 18 horas familiares de víctimas, sobrevivientes de tentativa de feminicidio y activistas realizarán una velada y saldrán del Monumento a la Revolución hacia el denominado Antimonumento por los Feminicidios.

Con el comienzo de la guerra contra el narcotráfico, en 2006, se incrementó el número de homicidios en el país. En esa misma tendencia están los cometidos contra mujeres, que el año pasado llegaron a 3 mil 752, o sea, 10 diarios, advierte el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Pese a contarse por miles, la cifra está lejos del número de asesinatos que se registraron en 2018 en el caso de los hombres, que llegó a 32 mil 765. La distinción está en que las mujeres son asesinadas con mayor violencia y saña en actos en los que se utilizan medios que producen mayor dolor, prolongan su sufrimiento antes de morir y, sobre todo, conllevan la aplicación de la fuerza corporal para someterlas.

Si bien el mayor número de asesinatos es usada un arma de fuego, existe una diferencia relevante por sexo, destaca el Inegi. Mientras los homicidios contra los hombres han sido perpetrados en su mayoría con armas de fuego –72 de cada 100–, entre las mujeres fue de 57 por cada 100.

En cambio, tres de cada 10 mujeres fueron estranguladas, ahorcadas o sofocadas, ahogadas, quemadas, golpeadas con algún objeto o heridas con un arma punzocortante, frente a 18.3 por ciento para el caso de los hombres.

Patricia Valladares, investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México, explica que a la violencia genérica del país se suma una cultura que asume como propiedad privada a las mujeres, al grado de que 70 por ciento de los asesinatos son realizados por personas que conocían a la víctima. En los homicidios por crimen organizado a las mujeres se les usa como botín de guerra en un negocio del narcotráfico que tiene carácter masculino.

Con cifras, a propósito del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, el Inegi advierte que de los 46.5 millones de mujeres mayores de 15 años que hay en el país, dos de cada tres (30.7 millones) han enfrentado violencia de cualquier tipo y agresor alguna vez en su vida.

Para violencia emocional se tiene 49 por ciento; sexual, 41.3; física, 34; económica y patrimonial, 29; laboral, 21.9, y 12.7 por ciento han sido discriminadas en el trabajo por estar embarazadas. Jalisco, estado de México y la capital se ubican como las entidades con mayores casos.

De acuerdo con Valladares, ninguna exigencia ha sido subsanada: en los años 80 del siglo pasado era penalizar la violencia física, siguieron los feminicidios en el desierto de Ciudad Juárez y actualmente es el acoso sexual. Ahora la violencia laboral sigue sin tomarse en cuenta, además de que las acciones del gobierno mantienen rezagado el tema, en muchos casos me atrevería a decir que se ha quedado en simulación.


Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

"Oserí", es una palabra en idioma rarámuri que significa: Escrito. ------Chihuahua, México -2019 Editor responsable: Francisco Xavier Ortiz
Perspectivas: