Responsabiliza gobierno federal a Chihuahua de motín en penal

Por Emir Olivares y Angélica Enciso | La Jornada

Ciudad de México. El gobierno federal responsabilizó a las autoridades de Chihuahua por el motín que se dio en el Centro de Reinserción Social (Cereso) número 3 de Ciudad Juárez, que dejó 25 fugados, entre ellos Ernesto Alfredo Piñón de la Cruz, El Neto, uno de los más cruentos líderes criminales de la región –del que no se solicitó el traslado a una cárcel federal—, y 17 asesinados.

El hecho, agregaron integrantes del gabinete de seguridad federal, evidenció la presencia al interior de esa cárcel administrada por la autoridad local de condiciones que favorecieron la fuga, pues se hallaron armas largas y cortas, cargadores, cartuchos de diferentes calibres, diez celdas “VIP”, drogas, más de 1.7 millones de pesos y hasta una caja fuerte.

“Es un penal estatal donde la responsabilidad sobre lo que sucede al interior, todas las medidas de seguridad y despliegue es responsabilidad del estado, ellos son los que establecen las condiciones en cuanto a seguridad deba de tener este penal”, enfatizó el titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), Luis Cresencio Sandoval, en conferencia de prensa realizada hoy en Palacio Nacional, por instrucciones del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Apuntó que pese a este evento y fuga –que dejó libre a El Neto, líder del grupo delictivo Los Mexicles, afines del cártel de Caborca— el gobierno federal no cambiará la estrategia de seguridad.

En tanto, la titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), Rosa Icela Rodríguez, actualizó la cifras que dejó el motín: 25 reos evadidos de las áreas 4 y 5 del Cereso, entre los que se encuentran integrantes de Los Mexicles; 17 personas asesinadas, diez custodios del penal y siete internos; y 15 lesionados, 14 reclusos y un integrante del cuerpo de seguridad.

Agregó que ayer mismo se detuvo a cinco personas, que presuntamente habrían participado en el operativo que dio pauta para la fuga.

“Este centro penitenciario número 3 cuenta con población de 3 mil 901 internos, de acuerdo a las autoridades del penal; y está a cargo de las autoridades estatales de Chihuahua. Desde que se dio aviso a la autoridad federal de los sucesos se estableció comunicación con Sedena y la Guardia Nacional para otorgar el apoyo solicitado y lograr ingreso y control del reclusorio estatal, dado el limitado numero de elementos de seguridad local”, delineó Rodríguez.

La funcionaria refirió que la administración y cuidado de los penales estatales son responsabilidad de los gobiernos locales, “por lo que el gobierno federal no podría llegar a introducirse en procesos o sentencias que se están ejecutando en estos lugares”.

Subrayó que la autoridad federal está en todo momento a disposición ante cualquier requerimiento de traslado de presos considerados de alta peligrosidad a un penal de mayor seguridad con administración federal.

Aun cuando El Neto –detenido desde 2009 y señalado de ser jefe de las fuerzas especiales de Los Mexicles— y se le acusa de orquestar desde el interior del penal los eventos conocidos como “Jueves negro”, con la quema de autos y negocios en agosto pasado que dejaron en Ciudad Juárez once muertos, a fin de no ser traslado a una cárcel federal, el gabinete de seguridad confirmó que el gobierno del estado no había solicitado que se le moviera a otro centro penitenciario de mayor seguridad.

“Esta persona privada de la libertad, era quizás por quien se desarrolló todo este evento, pues fue el que hizo toda aquella situación algunos meses en Ciudad Juárez y se detuvo, fue concentrado a ese Ceres pero no fue solicitado el traslado a un área de mayor seguridad a nivel federal. Ese trámite tiene que ser del (gobierno) del estado hacia la Federación”, resaltó el general secretario.

Mientras que la titular de la SSPC apuntó: “Claro que hace falta que algunos estados trabajen de mejor manera en los penales estatales. La mejor manera para que no sucedan estos hechos es prevenir, son diversas acciones, no sólo significa los traslados de los internos más peligrosos, sino otro tipo de acciones que se pudieran estar realizando en estos lugares”.

Dijo que las indagatorias por estos eventos las realiza la fiscalía de justicia de Chihuahua, y las autoridades federales estarán pendientes para brindar el apoyo que se requiera a fin de esclarecer los hechos.

El secretario de la Defensa agregó que el motín –que inició antes de las siete de la mañana de ayer— logro controlarse alrededor de las diez de la mañana con la participación de elementos del Ejército y de la Guardia Nacional.

Asimismo, señaló que la Guardia Nacional, el Ejército y fuerzas estatales ya realizan diversas acciones en la región a fin de localizar a los 25 presos fugados y sus cómplices, para lo que se han establecido tres puestos de control en salidas de la ciudad, vigilancia en aeropuerto, en la terminal de autobuses y los cruces aduanales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *