Noviembre de disfrute

Por Ernesto Camou Healy

Déjenme que les cuente: Si usted vive en esta “Ciudad del Sol”, vaya apartando la segunda quincena de noviembre para darse un banquete de música, cine y teatro. Y si no reside por estos rumbos, busque la manera de trasladarse si puede por dos semanas, o al menos por tres fines de semana. Les explico…

Hermosillo tiene ya un buen tiempo siendo anfitrión de varios festivales culturales de muy buena calidad y el próximo noviembre se nos juntan, uno tras otro, a partir del día sábado 19 de noviembre, tres eventos donde se podrá apreciar buena música, buen cine y muy buen teatro. Y como ya no hace calor, estamos en esos meses en los que el termómetro desmiente la fama de una urbe en extremo fogosa, padecemos unos meses cálidos en extremo, cinco a lo sumo, lo que nos deja unos siete con tibieza agradable entre noviembre y diciembre, algunos días que llamamos “fríos” en enero o febrero y que mueven a risa a los visitantes de Canadá o Europa, y un entretiempo maravilloso, acogedor y disfrutable hasta mayo.

Para aprovechar esos días que permiten pasear por las calles, sentarse en las plazas, tomar un refresco o algo helado, comer por ahí unos tacos, unos burritos de machaca, unas tostadas ya sea de callo de hacha o cangrejo, o un hotdog aliñado con creatividad y ganas de distinguirse de la aburrida salchicha con pan que se ofrece en el otro lado, tres grupos de artistas locales nos ofrecen la oportunidad de salir, departir, disfrutar y pasarla a todo dar, caminando por el centro histórico de nuestra Pitic casi tres veces centenaria, y asistiendo a algunos de los conciertos que 60 bandas, orquestas, roqueros, cantantes, performers y otros intérpretes similares, que con el nombre de Fiesta de la Música protagonizarán para los asistentes el sábado 19 de noviembre a todo lo largo de la antigua calle del Carmen, ahora No Reelección, desde la Plaza Hidalgo hasta la capilla que le da nombre a la avenida.

Se trata de festejar a Santa Cecilia, la patrona de los músicos que se festeja el martes 22 de noviembre, y abrir una quincena de eventos que nos pondrán en la tesitura adecuada para las posadas y el fin de año. No se trata de inaugurar el “puente Santa Cecilia – Candelaria”, sino de disfrutar los fines de semana y algunas tardes y noches de música, cine y teatro bien elegidos y atractivos, para empezar a salir con precaución y ánimo, de una pandemia que nos mantuvo encerrados casi tres años. Vamos estrenando la normalidad que tenemos que construir, festejando nuestra cultura y nuestra vida.

Inmediatamente después iniciará el Festival Internacional de Cine en el Desierto, que va por su undécima edición, y que se prolongará hasta el 4 de diciembre. Es una iniciativa de cineastas locales y traerán invitados a mostrar sus películas y dialogar sobre su trabajo. Hay que estar pendientes del programa y las salas de proyección. Hay algunos que no lo saben, pero la producción de películas y documentales es ya una dinámica establecida en Sonora. Vale la pena conocerla y apoyarla.

Y al final, pero no al último, tendremos el Festival de Artes Escénicas de El Mentidero, en el que la Compañía de Teatro del Noroeste, que está celebrando su vigésimo séptimo aniversario, nos presentará, por el mismo rumbo de la Calle del Carmen, una variada propuesta de obras propias y de invitados. El Mentidero, su teatro al aire libre, al pie de un monumental risco del Cerro de la Campana, es una delicia por la calidad de su oferta teatral y porque su espacio, la antigua escuela Amante, es un ejemplo de rescate y uso creativo de añosos edificios que no podemos perder: Son parte de nuestra historia e identidad.

Están recreando nuestra cultura y nos invitan a disfrutar y compartir su empeño… ¡Vamos!

Ernesto Camou Healy es doctor en Ciencias Sociales, maestro en Antropología Social y licenciado en Filosofía; investigador del CIAD, A.C. de Hermosillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *