El evangelio conservador, alas secundarias de Chihuahua: reportaje de la revista Proceso

Por Melissa Amezcua | Revista Proceso

Chihuahua — Con apoyo oficial, la asociación Formando Corazones, de perfil conservador, promueve en es­cuelas privadas y católicas de nivel básico de Chihuahua in­formación sobre el aborto en la que asegura que provoca cáncer de mama, crisis existencial y alucinaciones, además de utilizar términos como “mujeres asesi­nas”, “vidas destruidas” y “peligro”.

Además esa organización tiene publi­caciones de “educación sexual” llenas de estereotipos, como que las niñas son su­misas y calladas, que jamás deben pen­sar en sí mismas, mientras que los niños deben ser audaces, fuertes, valientes y responsables.

El proyecto, que comenzó a través de libros y pláticas en escuelas privadas y católicas, busca colarse en la educación pública del estado con el apoyo del sec­tor empresarial, la Iglesia y los gobiernos del alcalde Marco Bonilla y la gobernado­ra Maru Campos.

Formando Corazones fue creada en 2018 en la ciudad de Chihuahua por otra organi­zación, Vida y Familia Chihuahua,AC, cono­cida en todo el país como Vifac, asociación catalogada como antiaborto por el Grupo de Información en Reproducción Elegida.

Vifac, que se sostiene con donaciones, se dedica a convencer a mujeres jóvenes y vulnerables de continuar sus embarazos y dar en adopción a los bebés. Está asociada con los gobiernos de al menos seis enti­dades -Guanajuato, Aguascalientes, Jalis­co, Morelos, Nuevo León yYucatán-, de las que ha recibido recursos públicos a través de los desaparecidos Instituto Nacional de Desarrollo Social (Indesol) y Secretaría de Desarrollo Social, de los DIF y los gobier­nos estatales.

De acuerdo con información pública disponible en la Plataforma Nacional de Transparencia, durante el sexenio de Enri­que Peña Nieto se le otorgaron a Vifac cerca de 2.4 millones de pesos a través del Inde­sol, especialmente a las sedes de Yucatán y Morelos. Mientras que en 2019 el Instituto Aguascalentense de la Mujer le otorgó 295 mil pesos para un taller sobre derechos se-xuales y reproductivos de niñas, niños y adolescentes.

También existen convenios entre Vifac y el gobierno de Quintana Roo para “abatir el rezago educativo”, según un documen­to obtenido por transparencia con fecha de julio de 2021.
Y el gobierno de Jalisco firmó en junio de 2019 otro acuerdo para capacitación a tra­vés del Instituto de Formación para el Traba­jo, además de otro convenio de colaboración fechado en 2020 entre el DIF de Zapopan y Vífac para dar a mujeres embarazadas “acompañamiento y apoyo especializado”.
En suma, se han otorgado recursos es­tatales y federales a diversas sedes de Vifac por al menos 5 millones 378 mil 483 pesos entre 2016 y 2021.

Vifac tiene 38 sedes en México y una en Texas. En Chihuahua tiene asimis­mo un convenio con la Secretaría de Sa­lud para canalizar a jóvenes embarazadas en situación de vulnerabilidad, omitiendo, desde la autoridad, las opciones a las que tienen derecho, como el aborto en caso de haber sido víctimas de violación, estable­cido en la Norma Oficial Mexicana 046.

La anterior directora de Vifac Chihua­hua, Beatriz Elvira Amaya Estrada, preside actualmente Formando Corazones, y en el índice de los libros aparecen como patro­cinadoras la Fundación del Empresariado Chihuahuense y la Fundación Gonzalo Río Arronte.

El pasado 20 de octubre Marco Boni­lla, alcalde panista de Chihuahua, señaló su interés en que los libros de Formando Corazones sean parte del plan de estudios de las escuelas públicas, lo que según ac­tivistas y académicas defensoras del Esta­do laico, como Romelia Hinojosa, docto­ra en educación, activista e integrante de la Alianza por la Defensa del Estado Laico (Adela), viola el artículo 22 de la Ley Gene­ral de Educación, puesto que estos progra­mas no han sido autorizados ni supervi­sados por la SEP, aunque se encuentren reconocidos en el Centro Virtual de Recur­sos Educativos para la Educación Media Superior de la Secretaría de Educación y Deporte de Chihuahua.

Los textos de todas las editoriales “son revisados antes de entrar a las escuelas por la SEP y estos no lo están. Están metiendo un programa ilegal a las escuelas; además violentando, por ejemplo, la cien­tificidad establecida en el artículo 3 cons­titucional, que debe de tener la educación. A través de afirmaciones platónicas y so­cráticas de alma y cuerpo, Formando Co­razones llega a decir que tenemos dos cerebros, uno para pensar y otro para sen­tir”, advierte la profesora.

Esa misma semana Bonilla se reunió con la International Federation for Family Development (IFFD}, una organización re­ligiosa con sede en Madrid que promue­ve la familia tradicional como base de la sociedad y es respaldada por la organiza­ción ultraconservadora Opus Dei en su si­tio web.

Activistas locales denuncian que los cursos religiosos de la asociación comen­zaron a implementarse desde la adminis­tración de Javier Corral entre 43 mil estu­diantes del Colegio de Bachilleres, la red de preparatorias más grande de la entidad.

Ese trampolín sirvió a Formando Cora­zones para argumentar que gracias a sus libros y conferencias había disminuido el embarazo adolescente hasta 35% entre las alumnas. Un dato repetido en conferencias por la escritora de estos libros, la peruana María Judith Turriaga Eguiguren, pero que activistas como David Adrián García y Ro­melia Hinojosa, integrantes de Adela, po­nen en duda al no haber documentos cien­tíficos ni oficiales que sustenten tal cifra.

“Los estereotipos son el germen del fe­minicidio. Es bien contradictorio que la gobernadora se proclame defensora de las mujeres y que esté vendiendo esta idea (religiosa) a nivel federal y tenga un con­tacto tan cercano con el Poder Ejecutivo”, señala Hinojosa.

Hasta 2019 Chihuahua era el estado con mayor número de embarazos adoles­centes. El porcentaje de niñas menores de 19 años con un hijo en esta entidad repre­sentaba 19.5% del total nacional, según datos del Inegi.

Romelia Hinojosa buscó algunos párra­fos de los libros de Formando Corazones en Google y descubrió que su contenido tiene origen en páginas del sitio Catholic. net. “Es una filosofía, pero católica. Luego ellos dicen que es antropología personalis­ta, y cuando ubicas este concepto, uno de sus principales exponentes es Juan Pablo II. ¿Cómo puedes hablar de que se trata de al­go laico y científico si está fundamentado en una doctrina religiosa?”, cuestiona.

Después de realizar una protesta en las calles de Chihuahua a inicios de di­ciembre, Adela alertó de esta situación a las secretarías de Educación estatal y fe­deral, al Sistema Nacional de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes, al Grupo de Prevención de Embarazo Adolescente, al Congreso estatal a través de la diputada morenista Leticia Ortega, y a la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados, presidida por Flora Tania Cruz Santos, también de Morena.

“Las expectativas son bajas. Creemos que no van a tomar en cuenta la iniciati­va de la diputada porque el Congreso es­tatal está dominado ampliamente por Ac­ción Nacional”, explica Hinojosa.
Contra el laicismo educativo

El programa formativo original de Vifac se llamaba Saber Amar, pero debido a escán­dalos mediáticos relacionados con la or­ganización matriz fue renombrado For­mando Corazones, que a la fecha y según documentos públicos, ha recibido un mi­llón 441 mil 824 pesos del estado de Chi­huahua para financiar la implementación de su programa religioso.

El primer convenio oficial entre For­mando Corazones y el gobierno chihua­huense se estableció bajo la administra­ción de Javier Corral. Lo firmaron el 30 de noviembre de 2017 el entonces secreta­rio de Educación y Deporte, Pablo Cuarón Galindo, y Amaya Estrada como represen­tante legal de Vifac.
El acuerdo, vigente hasta el 7 de sep­tiembre de 2021, fue para implementar el programa Formando Corazones en insti­tuciones de educación básica, supuesta­mente como fomento de la cultura de la paz, así como para elevar la autoestima y el manejo de las emociones de los estu­diantes, con la supuesta autorización de la Dirección de Educación Básica y la Uni­dad para la Igualdad de Género.

En la respuesta a una solicitud de transparencia de septiembre de 2018, la Secretaría de Educación y el Deporte del estado afirma que el programa ya se había implementado en 14 primarias del subsis­tema estatal.

Formando Corazones y el DIF Muni­cipal de Chihuahua, bajo la administra­ción de la entonces alcalde Maru Campos, establecieron un segundo convenio en marzo de 2019 para que el ayuntamiento otorgara 45 mil pesos para el pago de los servicios básicos como agua, electricidad y renta de la asociación.
Ésta recibió además un subsidio ex­traordinario de 240 mil pesos para im­plementar su programa en tres escuelas primarias ubicadas “en los polígonos de pobreza de la ciudad de Chihuahua” y los gastos de una casa hogar para mujeres em­barazadas en situación vulnerable.

A partir de ese año Formando Corazo­nes aparece en el padrón de proveedores y contratistas gubernamentales. Median­te un contrato de adjudicación directa el Colegio de Bachilleres, dirigido por María Teresa Ortuño, le entrega 656 mil 824 pe­sos a la asociación civil para implementar el programa religioso a padres de familia y alumnos durante el ciclo escolar de junio a diciembre del mismo año.

En los anexos presentados se planeó dar estos cursos a 14 mil 482 estudiantes y 75 mil 630 padres de familia de todo el estado.

En marzo de 2020 se establece otro convenio económico en el que el DIF en­trega 300 mil pesos para un nuevo proyec­to denominado “Acompañamiento en la vida sexual de los hijos/as para la preven­ción de embarazo adolescente”.
Y en junio 2021 celebran otro por 200 mil pesos, esta vez para “Proveer herra­mientas de interacción familiar a niños/ as, adolescentes, cuidadores y padres de familia de la Ciudad de Chihuahua que les permitan identificar factores de riesgo de­rivados del confinamiento”.

Para que Formando Corazones pudie­ra recibir recursos públicos, Maru Campos promovió a través de uno de sus aliados, el diputado panista Miguel Latorre, un ex­horto en el Congreso local para otorgar di­nero público a proyectos que atendieran al proyecto de familia mediante progra­mas educativos.

El gobierno de Chihuahua, a través de Mario García, director del DIF, respondió a Proceso que la actual administración no ha destinado recursos a este programa. Sin embargo, reitera que gracias a los li­bros y conferencias de Formando Corazo­nes se disminuyó el índice de embarazo en 33% en secundarias, y confirma lo que los activistas han denunciado: que buscan implantar el proyecto en las secundarias del municipio.

Ante la pregunta sobre la validación del programa por la SEP, el funcionario señala que el programa atiende una necesidad que la secretaría no cubre en su currícula. •

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *