Cuento: Navegaciones de don Meme

Por Jesús Chávez Marín

El monólogo interior de don Meme como que presenta irregularidades. Muy peliagudo todo esto, el tiempo vuela como no tenga usted una idea; hace apenas unos días estaba yo aquí mismo apuntando mis notas para el debate. Primero hice un montoncito de tarjetas para la presentación, otro montoncito para la réplica y luego para la contra réplica, pero tengo la dificultad de que no se me ocurre nada.

Ah qué muchachos estos, se alcanzaron la puntada de meterme de candidato de su Partido para presidente municipal, ya me imagino. Ese partido ni lo conocía, ha de ser nuevo.

Caray, ando medio distraído, en vez de apuntar ando ahi pensando puras tarugadas. Tengo que echarles un pial a los otros candidatos para ver qué se traen entre manos, y de una vez que sepan: donde esta víbora pica no hay remedio en la botica, mira mira, ya me puse bravo según esto, no vaya siendo, pero sí, más sabe el diablo por viejo que por diablo.

Aunque viejo, viejo, lo que se dice viejo, pues no tanto, ¿verdad? Pero a veces me falla, como el otro día cuando me entrevistó un periodista: Oiga don Meme, y usted qué opina de la situación ecológica del municipio. Sin querer le dije: pos no le sabría decir, oiga. Y así lo echó en el periódico el muy canijo, ni modo, así son las lides políticas, luego luego me sacaron una foto con letreros de las que ponen y luego dizque salen en todos los celulares del mundo, no vaya siendo; mis nietos ya me traían de un ala, muertos de risa los muy carajos, pero con mucho cariño con su abuelito, eso sí, ah qué muchachos estos.

Y luego don Meme oye algo. No sabe si son Las Voces o tal vez era este amigo, el chofer del Partido, cuando le dijo: Señor, ya nos tenemos que ir al Centro de Convenciones, ya mero es hora del debate y nos dijeron que tenemos que estar 15 minutos antes para el maquillaje y todo eso. Ándele pues, ya estoy listo, total, en los cuatro minutos de la primera ronda como quiera les cuento alguna charra y luego el mensaje de que ya ni la friegan, cómo se han vuelto astutos y antidemocráticos y ahi tienen bien amolado al pueblo, cómo son.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.