Press "Enter" to skip to content

La violencia y el acoso en línea contra mujeres periodistas de América Latina

Investigaciones en América Latina sugieren que los ataques a trabajadores de la prensa a través de Twitter se avivan por la hostilidad hacia periodistas, especialmente, hacia mujeres periodistas que se considera expresan opiniones en una sociedad polarizada.

Por Lina Cuellar/ Sandra Chaher/Unesco

— El efecto de los ataques es que muchas de las periodistas encuestadas en el estudio dicen autocensurarse.

Este es uno de los hallazgos de un proyecto pionero sobre violencia de género digital en siete países de América Latina.

Se realizó entre abril de 2019 y abril de 2020, gracias al financiamiento del PIDC, y fue implementado por Sentiido de Colombia y Comunicación para la Igualdad de Argentina.

Centrándose en la violencia de género digital en la red social Twitter, el proyecto de investigación analizó las cuentas de 66 periodistas de Argentina, México, Colombia, Uruguay, Paraguay, Venezuela y Nicaragua, que fueron blanco de ataques en línea.

A través de herramientas de minería de datos y análisis de datos, también analizaron las cuentas de siete periodistas mujeres y tres hombres por país, además de realizar entrevistas con 28 periodistas.

El estudio de caso no es necesariamente representativo de la situación más amplia, pero ayuda a señalar similitudes y diferencias en los ataques y las percepciones de los periodistas involucrados.

Los hallazgos sugieren que el principal motivo de la agresión son las ideas políticas de una periodista mujer y, en menor medida, su labor profesional. La mayoría de quienes fueron estudiados son acusados, independientemente de su género, de trabajar para un bando político u otro.

El estudio vincula este fenómeno con la especificidad de Twitter como un espacio dominado por el contenido de debate político contemporáneo. La alta polarización en la sociedad se alimenta y, a la vez, se incrementa por los algoritmos de las redes sociales.

Pero Sandra Chaher, directora de Comunicación para la Igualdad, y Lina Cuellar, directora de Sentiido, también señalan el creciente papel de los periodistas como influencers en las redes sociales, mediante las cuales las personas siguen a periodistas en función de su trabajo en los medios, pero también buscan información sobre la vida pública / privada del periodista.

Los ataques que sufren los periodistas tienen efectos muy concretos sobre su derecho a la libertad de expresión. Más de dos tercios de los periodistas entrevistados (68 por ciento) restringieron la frecuencia de sus publicaciones, se retiraron temporalmente de Twitter o dejaron de publicar sobre temas que podrían generar ataques. Esta vulneración de la libertad de expresión de periodistas tiene consecuencias para el resto de la sociedad, ya que retirarse de las redes sociales —aunque de forma temporal o selectiva— silencia las voces de la esfera pública.

Al mismo tiempo, se observó que la violencia en Twitter a menudo iba acompañada de ataques en otros lugares: el 75 por ciento de periodistas del estudio dijeron que también sufrieron amenazas o ataques en otras redes sociales, en público o a través de sus teléfonos o cuentas de correo electrónico.

Muchos periodistas que sufren ataques crean estrategias personales, como retirarse temporal o selectivamente, bloquear a atacantes o limitar la lectura de las notificaciones. Si la mayoría entiende que la violencia es parte de las reglas del juego en Twitter, la inmensa mayoría (95 por ciento) afirma haber sentido emociones negativas como rabia, miedo o vergüenza como resultado de los ataques.

Para las organizaciones de medios, el nivel personal de los ataques a veces dificulta ver el tema de la violencia en línea como relevante a nivel profesional. El ochenta y seis por ciento de periodistas del estudio informaron que las organizaciones de medios para las que trabajan no les habían brindado ninguna capacitación digital antes de los ataques y solo para el 25 por ciento esto sucedió posteriormente. A su vez, solo el 14,5 por ciento de quienes participaron en la encuesta afirmó que los medios de comunicación para los que trabajan cuentan con protocolos de seguridad digital.

El estudio también mostró que la violencia digital difiere según el género.

Las mujeres periodistas enfrentan muchos más ataques que: cuestionan su capacidad mental (+ 10%); utilizan expresiones sexistas (+ 20%); y / o mencionan su apariencia física (+ 30% – este indicador es el doble en Argentina y Uruguay).

Los hashtags utilizados para atacar a mujeres periodistas incluyen en muchos casos diminutivos de sus nombres, infantilizándolas, situación que no ocurrió en ninguno de los ataques a los hombres analizados en el marco de este estudio.

Ninguno de los hombres fue sometido a abusos sexuales basados en la tecnología, mientras que esto sucedió en el caso del 5 por ciento de las mujeres encuestadas.

Entre los encuestados, las mujeres periodistas informaron sobre la violencia en Twitter mucho más que sus homólogos masculinos: el 71 por ciento contra el 43 por ciento de los hombres. Las mujeres también fueron más activas en la modificación de sus prácticas digitales después de los ataques: el 62 por ciento informó haber hecho algo frente al 43 por ciento de los hombres. Según el estudio, parece que los hombres aceptan más fácilmente que las mujeres que la violencia es una «regla del juego» en las redes sociales.

El estudio también mostró que los periodistas y particularmente las mujeres periodistas también sufren ataques específicamente por cubrir temas feministas, como la legalización del aborto.

El informe también encontró evidencia de trolleo coordinado de género contra periodistas por parte de cuatro gobiernos —o sectores que apoyan al partido gobernante— en la región.

Lea más sobre esto aquí – en español para el informe completo y aquí – para un resumen en inglés.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Oserí. Chihuahua, México 2021
Perspectivas: