La muerte vial, una enfermedad rural

Por Carlos Mario Alvarado

— Entre menos población exista en un municipio y menos automóviles,  las personas tienen mayor peligro de perder la vida en un accidente vial, debido a negligencias o por la forma de conducir los automotores.

Según datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública, la Fiscalía General del Estado de Chihuahua inició investigaciones por homicidio culposo de 282 personas, de las cuales 251 perdieron la vida a causa de lesiones ocasionados por accidentes de tránsito en 2019, es decir, un índice de 7.03 muertes viales por cada 100 mil habitantes.

Según los reportes,  las mayores tasas de muerte vial se suscitaron en el municipio de San Francisco de Borja, con 3 muertes en accidentes viales;   5 en Santa Isabel, 1 en Huejotitán, 2 en Gran Morelos y 1 más en Cusihuiríachi. Y que por su baja población, obtuvieron tasas de 127, 95, 62 y 55 muertes por cada 100 mil habitantes.

En cambio, en Juárez, en donde radican más de un millón 300 mil habitantes, se registró, en 2019, un total de 41 muertes viales (una tasa de 3.07), mientras que en la ciudad de Chihuahua se tuvo una tasa superior a 7 por cada 100 mil habitantes, ya que registró 57 muertes viales con una población de  819 mil habitantes. 

Según las notificaciones del Sistema Nacional de Seguridad Pública, las víctimas —sean peatones, acompañantes del conductor o el conductor mismo—, perdieron la vida en el momento del accidente, o bien, días después a causa de las lesiones.

Entre los municipios urbanos con mayor muerte vial resultaron: Camargo, con 10 víctimas, seguido de Meoqui con 6 víctimas, Cuauhtémoc con 19, Hidalgo del Parral con 8, y Delicias con 10. 

Dentro de los tabulados, se observa que  en 44 de los 67 municipios se registraron homicidios culposos por muerte vial. Once de estos municipos: —Satevó, López, Jiménez, Saucillo, Guerrero, Matamoros, Bocoyna, Praxedis G. Guerrero, Ascensión, Camargo y Julimes— presentaron tasas de muerte vial entre 20 a 27 por cada 100 mil habitantes. 

La muerte en accidente vial es considerada como un delito llamado “homicidio culposo”, ya que las víctimas (peatones o acompañantes del conductor) pierden la vida a causa de negligencias u omisiones de terceros.  Es decir, la tragedia pudo ser evitada.

Tal y como lo revelan los datos, se concluye que en las zonas urbanas donde el flujo vial está congestionado y el número de peatones es mayor, las personas adquieren más pericia para manejar un vehículo, se generan mayor cantidad de accidentes.

Sin embargo, los datos estadísticos  comprueban que la letalidad y la tragedia están asociadas a conductores en zonas rurales y con poco tráfico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *