Claudia en su laberinto

Por Francisco Ortiz Pinchetti

Un año después de la tragedia, cuando suponía haber superado la crisis mediática que podría afectar seriamente sus aspiraciones políticas mediante una estrategia de mercadotecnia basada en la atención a las víctimas y sus familiares, con indemnizaciones y apoyos millonarios, la jefa de Gobierno de Ciudad de México cayó en su propio berenjenal. Tropezó.

Ahora resulta que la empresa noruega que ella misma nos vendió como líder mundial en peritajes internacionales con más de 150 años de experiencia y un prestigio descomunal, fue capaz de aliarse a los enemigos del gobierno, los conservadores, para alterar el resultado de su investigación sobre el colapso de la Línea 12 del Metro y convertirlo en arma política contra ella.

“DNV es el experto independiente en gestión de riesgos y garantía de calidad, que opera en más de 100 países y fue fundada en Noruega en 1864; es una empresa líder en el mundo y es especialista en análisis y la investigación de falla, y en certificación y servicios de prueba”, dijo el 16 de junio de 2021. “Agradecemos el profesionalismo de la empresa DNV, su independencia; y, seguirán desarrollando su trabajo al lado de la Secretaría de Gestión Integral de Riesgos”.

El contrato con DNV costó 26 millones 232 mil 240 pesos, con IVA incluido.

El primero de tres informes se presentó en junio pasado. El segundo, con retraso, en septiembre. En ambos reportes preliminares se destacaban las fallas registradas en la construcción de la línea durante el gobierno de Marcelo Ebrard Casaubón, ojo, el más evidente rival de la jefa de Gobierno en la carrera presidencial. En especial, se ponía énfasis en el uso de pernos inadecuados en las jutas de la estructura de las trabes en la parte elevada del trayecto, donde ocurrió el desplome.

En ambas ocasiones, Sheinbaum Pardo aceptó de buen talante, claro, esos peritajes preliminares. Este miércoles 4 de mayo, sin embargo, salió con la novedad de que “desde hace semanas” su gobierno entabló juicio civil para la rescisión del contrato: no le gustó obviamente el informe final de la empresa noruega, denominado Análisis Causa-Raíz, que por cierto fue entregado a la autoridad capitalina desde el 28 de febrero, hace más de dos meses. Hasta ahora nos enteramos.

Y muy al estilo de su jefe, recurrió a la descalificación:

“Es un informe, este tercer informe, deficiente, mal ejecutado, con problemas técnicos, tendencioso y falso, por esta razón es que iniciamos este procedimiento de rescisión de contrato y demanda civil contra la empresa y es parte de este uso que hacen los adversarios que no tienen ninguna moral, ninguna ética”, aseguró la funcionaria en conferencia de prensa.

Por supuesto, no probó ninguna de sus aseveraciones. Si asegura que el dictamen es “falso”, se deduce que ella conoce la verdad, pero no nos la revela. Y de ser así, no habría hecho falta contratar a una empresa internacional que cobra una millonada para dilucidar las causas.

Resbaló en cada frase: “Hacen un análisis que no corresponde con lo que originalmente se planteó (sic). Es importante porque nosotros no vamos a aceptar que se tergiverse la realidad (sic). ¿Cómo ahora resulta que la empresa, por más nombre que tenga, permitió que se hiciera un uso de esto? (sic), ¿por qué escogen a este abogado?, y ¿por qué cambian completamente la visión del segundo al tercer reporte?” (resic).

Sheinbaum amagó además con no dar a conocer el informe y dijo que, en caso de que éste se haga público, podría haber consecuencias legales, debido al contrato de confidencialidad firmado entre las partes. Por lo pronto, consiguió –otra pifia– que ese reporte sea ahora el documento más deseado y buscado por los medios.

Nada por cierto mencionó al respecto un día antes, al cumplirse el pasado martes 3 un año del desplome de la Línea 12 del metro que costó 26 vidas y causó lesiones a más de un centenar de personas. Por el contrario, presumió los apoyos -.-indemnizaciones, atención médica, pensiones, empleos, departamentos– otorgados a las víctimas y sus familiares, varios de los cuales reconocieron esas ayudas pero insistieron en su reclamo: “queremos justicia”.

Y es que un año después del colapso en las inmediaciones de Tláhuac no hay un solo responsable en la cárcel. Nadie.

El problema de fondo para Claudia es que el descalificado tercer informe de la DVN atribuye responsabilidad a su administración en el accidente por la falta de mantenimiento. Según el diario Reforma, “de acuerdo con fuentes gubernamentales el informe revela que, además de fallas estructurales y de construcción durante la gestión de Marcelo Ebrard, también hubo omisiones, anomalías e irregularidades durante los gobiernos de Miguel Mancera y el de Sheinbaum, y que contribuyeron al colapso del Metro hace un año”.

Es decir, esta versión que no ha sido desmentida, señala responsabilidades de todas las administraciones involucradas en la edificación, operación y mantenimiento de la llamada Línea Dorada en el deterioro y posterior desplome de la estructura.

Por su parte, en un comunicado publicado este 4 de mayo, DNV asegura que el informe fue “producido por un equipo internacional de expertos, de acuerdo con la metodología RCA acordada y con estrictos procedimientos internos de calidad“. Agrega que este informe final se entregó totalmente en apego a los requisitos contractuales, a tiempo y completo. Subraya que para el tercer informe técnico sobre las causas del accidente de la Línea 12 “su metodología mantuvo el mismo rigor aplicado en las primeras dos entregas”.

El pasado 5 de noviembre escribí en este espacio:

“Se equivoca la jefa de Gobierno capitalina al asumirse ya como la candidata del Presidente para la sucesión presidencial de 2024. La alientan señales evidentes de apoyo por parte de Andrés Manuel, que además de elogios desmedidos llegó al grado de levantarle la mano. Olvida sin embargo Claudia Sheinbaum Pardo que a final de cuentas el tabasqueño no se aparta de la ortodoxia del viejo PRI, según la cual la designación del sucesor ocurre hasta que ocurre, nunca antes. Y que exponer a su verdadero favorito al golpeteo interno y externo es un error inconcebible, según el librito…”

Creo que ha vuelto a equivocarse. Válgame.

DE LA LIBRE-TA

DESRATIZACIÓN EN PALACIO. Sorprende la noticia de que Presidencia de la República ha contratado a una empresa de fumigaciones para acabar con las ratas, piojos, cucarachas, polillas, escarabajos y demás bichos perniciosos que deambulan por el vetusto Palacio Nacional. Un rotundo mentís para quienes acusan al gobierno actual y a su titular de falta de autocrítica.

@fopinchetti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.