Press "Enter" to skip to content

Cunde la ira y el fuego tras la aparición de mil tumbas de niños indígenas en Canadá

Por Agencias DW, EFE, DPA, BBC

Canadá.-Un grupo indígena canadiense anunció el pasado miércoles (23.06.2021) el descubrimiento de centenares de tumbas sin identificar en los terrenos de una antigua residencia escolar en la que fueron internados a la fuerza miles de niños durante casi un siglo. Las comunidades indígenas rastrean los terrenos de los antiguos internados estatales, en los que se forzaba la asimilación cultural de niños. Apenas se han hallado mil tumbas, pero desaparecieron hasta 25.000 menores.

Ante ello se ha desatado la indignación y las protestas contra el gobierno y la Iglesia Católica. Manifestantes han descargado su ira en contra de símbolos de instituciones representativas de la era cuando se aplicaron políticas de asimilación forzosa de los menores aborígenes. Una conocida estatua de la reina Victoria de Inglaterra (1819-1901) fue derribada de su pedestal frente al parlamento de Winnipeg, capital de la provincia de Manitoba, en el centro del país. También se produjo un incendio en una iglesia católica en la localidad de Monriville y, la semana pasada, otros cuatro templos fueron quemados en comunidades indígenas en el occidente de Canadá.

Manifestantes derriban estatua de la Reina Victoria

El sábado de la semana pasada fueron incendiadas dos iglesias católicas al sur de Columbia Británica. El jefe de la comunidad indígena de Lower Similkameen, Keith Crow, afirmó que recibió una llamada alertando de que la iglesia de Choapaka estaba en llamas y que, cuando llegó al lugar, tan solo quedaban cenizas, según detalló el medio canadiense CBC. Más tarde descubrió que la iglesia de Santa Ana, ubicada en la comunidad indígena de Upper Similkameen también había sido incendiada.

El grupo indígena cowessess, en la provincia de Saskatchewan, en el oeste de Canadá, dijo que ha descubierto las tumbas en los terrenos de la escuela residencial Marieval, que estuvo en funcionamiento entre 1899 y 1997, unos 2.500 kilómetros al noroeste de Toronto.

Es el segundo descubrimiento de centenares de tumbas no señalizadas en terrenos de antiguas residencias escolares canadienses en las últimas semanas.

El pasado 28 de mayo, Rosanne Casimir, jefa de los tk’emlúps te secwépemc, un grupo indígena de la provincia de la Columbia Británica, también en el oeste de Canadá, anunció el descubrimiento de los restos de 215 niños aborígenes enterrados en tumbas no marcadas en la residencia escolar de Kamloops.

En ambos casos, las tumbas han sido descubiertas utilizando radar de penetración de terreno.

El jefe de la Asamblea de Primeras Naciones (AFN por sus siglas en inglés), el grupo que representa a los distintos grupos indígenas del país, señaló en Twitter que “las noticias del descubrimiento de cientos de tumbas sin marcar en la primera nación cowessess es absolutamente trágico pero no sorprendente”.

“Solicitó a todos los canadienses a estar junto a los indígenas en estos momentos extremadamente difíciles y emocionales”, añadió.

Más de 150.000 niños fueron internados en esas escuelas

La Federación de Naciones Indígenas Soberanas (FSIN) de Saskatchewan, que representa a los 74 grupos indígenas de la provincia, señaló que es más que probable que en los próximos días aparezcan numerosas nuevas tumbas sin identificar en otras residencias escolares.

FSIN ha iniciado una búsqueda sistemática en la mayoría de las escuelas residenciales situadas en Saskatchewan, más de 20, desde que se anunció el descubrimiento de los restos humanos en Kamloops.

El sistema de residencias escolares para indígenas fue impuesto por las autoridades canadienses a finales del siglo XIX para eliminar la cultura aborigen del país. Los niños indígenas eran sacados a la fuerza de sus comunidades y enviados a estos internados situados en algunos casos a centenares de kilómetros de sus familias.

Entre 1890 y 1997 más de 130 escuelas residenciales funcionaron por todo Canadá y unos 150.000 niños indígenas fueron internados en estas instituciones que eran administradas por órdenes religiosas, en su mayoría católicas.

En las residencias escolares, los niños indígenas sufrieron abusos físicos, psicológicos y sexuales de forma sistemática e incluso experimentos a manos de científicos gubernamentales.

En 2015, la Comisión para la Verdad y la Reconciliación de Canadá concluyó que 1 de cada 50 niños enviados a las residencias escolares, murieron en las instituciones, alrededor de 3.200 niños, aunque esta cifra es considerada conservadora por dirigentes indígenas.

En muchos casos, las familias de los niños internados nunca recibieron notificación de las muertes.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Oserí. Chihuahua, México 2021
Perspectivas: